Page 6 of 6 FirstFirst ... 23456
Results 76 to 80 of 80

Thread: Luchadores por la Libertad

  1. #76
    Estación X, Planeta Y, Sistema Z


    El interior de la anaconda está decorado de forma lujosa. Totalmente limpio y reluciente. Las paredes brillan en blanco inmaculado. El pasillo central está decorado con una alfombra roja a cuyos lados se posiciona una guardia de honor, todos ellos con los sables desenvainados y en posición de firme. Por el pasillo avanza un alto cargo imperial, con su traje blanco lleno de condecoraciones. Al fondo se encuentra un hombre de anchos hombros en posición de firmes. Aunque tal vez desentone por su estatura inferior a la de todos los demás, su porte y figura no tiene nada que envidiar, pues su postura erguida y su amplio torso demuestran arrojo y fuerza. En su rostro se puede observar un ligero tono sonrosado, como si las emociones del momento lo embargasen. La cabeza erguida con los ojos cerrados demuestra porte y saber estar. Su respiración es pausada, como si estuviese aguantado el aire en los pulmones, claro ejemplo de fuerza de voluntad al darse cuenta de la solemnidad del acto.

    Esa es la sensación que le llega al alto cargo. El cuál, admitiendo con gusto el saber estar de esta persona, se apresura a hacer entrega de la medalla que lo nombrará Barón Imperial. Luego lo abraza con fuerza y sin decir una palabra da media vuelta y sale de la nave acompañado de su séquito de honor, tal cual manda la tradición.

    Cuando todas las personas han salido de la nave, el comandante, con su traje reluciente, su medalla recién estrenada y su pecho elevado dice en un susurro, dejando escapar lentamente el aire que ha mantenido en sus pulmones durante tanto tiempo:

    -- ¿Se han ido ya?
    En ese momento a su lado aparece un holograma de una chica vestida con el mismo uniforme (aunque hay que reconocer que ella sabe llevarlo mucho mejor que él) le susurra al oído:
    -- Sí.
    En ese momento, la imagen del fiero y bravo comandante, símbolo de masculinidad y virilidad, signo de valor y arrojo, sufre un cambio radical. El aire sale de golpe de sus fosas nasales, el gran y viril pecho se hunde, y donde antes se encontraba una cintura apretada empieza a formarse un bulto sospechoso que comienza a crecer y crecer, haciendo que el traje se expanda hasta el punto de que los botones salen despedidos, volando por la nave y chocando contra la pared. En ese momento el comandante agarra la chaqueta y se la arranca mientras lucha contra la faja que contenía su voluminosa barriga para por fin poder respirar con ansia.

    Y así, donde antes se encontraba un soldado varonil y musculoso, ahora tenemos un comandante orondo mientras lucha por volver a meter aire en los pulmones… para que luego digan que el uniforme no cambia a las personas…
    Un rato después, el comandante, ya con su ropa normal, donde puede respirar a gusto, donde su barriga no es aprisionada por las malignas artes de las fajas de compresión, vistiendo tan solo una camiseta holgada, una cazadora de cuero marrón, un sombrero en la cabeza y unos desgastados vaqueros, con una cerveza bien fría en la mano, sentado en el sillón de mando de la anaconda, mira a la cara al holograma (que también se acomodó a la nueva situación, vistiendo más apropiada, con unos shorts minúsculos y un top apretado, aunque con una banda en el pecho en la que se puede ver brillante la medalla recién obtenida) y comienza a hablar.
    -- Lo hemos conseguido
    -- Eso parece, jefe… la primera parte del plan está conseguida – responde Eva con una sonrisa mientras hace el saludo militar.
    -- La cutter está más cerca. Mucho más cerca… al menos en teoría. Que en cuanto ascendamos un poco más entre estos meapilas amargados, nos darán el permiso para poder comprarla. Otra cosa es que tengamos el dinero para ello. Que nuestras reservas están bajo mínimos.
    -- Eso es culpa tuya. Recuerda que podíamos hacerlo de dos formas, ascender por cumplir misiones, o “comprar” el título… y tu te decantaste por la segunda opción.
    -- A ver… no es por mal… pero ya bastante he tenido que aguantar a este tipo de gente, siempre con su pompa, siempre con sus formas, siempre con el palo metido en el culo… lo siento pero paso. Prefiero comprar méritos y gastar dinero así, que pasarme los próximos diez años lamiendo culos y haciendo el idiota para gente así. Vale que es una inversión que no recuperaré jamás, lo sé… pero… ¿Y lo que gano en salud mental?
    -- También es verdad. Y casi que lo prefiero, después de todo, soy yo quién tiene que aguantarte cuando vuelves a la nave… y no es agradable. Te prefiero cuando estás contento o incluso cuando estás en plan “animal en celo”. Que cuando estás en plan depre o cabreado no hay diox que te aguante.
    -- Así que me prefieres en plan salido… ¿eh? – dice él mientras le lanza una mirada de todo menos sutil.
    -- ¡Las manos quitas! Que una cosa es que prefiera tu comportamiento lascivo y otra que me gusten tus babosadas.
    -- Vaaaaale… además… después de tener que aguantar el tipo durante tanto tiempo por la maldita celebración, sinceramente, lo que hoy necesito es descansar… simplemente descansar. Y no nos vendrá mal pasar un poco desapercibidos ahora. Que antes de alcanzar este rango aún podíamos movernos un poco por las sombras, pero ahora va a ser complicado… creo que sería bueno que nos buscásemos una identidad nueva. Cambiar de nave para los “chanchullos” y mantener esta para las cosas “oficiales”. A ser posible que no haya relación entre ambas.
    -- Siempre podemos recuperar la Phyton. Que la verdad es que la tienes un poco abandonada desde que compraste la Anaconda. Es más rápida, maniobrable y manejable… lo suficiente como para que esa no la rayes nunca al salir de las estaciones… que, sinceramente, cada vez que te pones a los mandos de la Ana, me dejas la pintura echa unos zorros…
    -- ¡No es culpa mía! Si hicieran las entradas y salidas más amplias se solucionaba el asunto.
    -- Vale… lo que tu digas. ¿Y cual será el plan de la nueva identidad?
    -- En vista de que tenemos que seguir moviéndonos por la zona imperial. Y en vista de que la gente de aquí está todo el día con palos metidos hasta el fondo por donde amargan los pepinos. Si de verdad queremos hacerles un favor a la gente y al mismo tiempo sacar beneficios, entonces va siendo hora de recuperar la capacidad de “Servir Productos a Gente Necesitada”.
    -- Vamos, el contrabando de toda la vida.
    -- Sí. Pero esta vez, vamos a especializarnos, pues aquí lo que la gente necesita es alcohol… en cantidades industriales. Vamos a usar una identidad que ya habíamos usado hace tiempo, pero es que esta vez, lo vamos a hacer bien… viva la ironía.
    -- ¿No estarás pesando en resucitar al “Barón de la Birra”?
    -- Justamente. Fueron tiempos felices, aunque al final tuvimos que “deshacernos de él”, para escapar de las autoridades. Pero ahora, seguro que se piensan que es “un imitador”, por lo que mientras mantengamos un perfil bajo, podremos ir sacando beneficio, mientras buscamos misiones imperiales de las buenas, que nos permitan ascender de rango sin demasiado trabajo.
    -- Me parece un buen plan. Habrá que ponerse las pilas entonces – dice Eva mientras cambia su apariencia para adecuarse a la compañera de la nueva identidad del comandante… ahora su tez es amarilla, sus ojos grandes, su voz cascada, y su cabello azul peinado en un moño casi tan alto como ella misma.



  2. #77
    Blog Espacial del Comandante Gangrol

    Buenas gente.

    Quisiera usar la entrada de hoy para hacer una reflexión personal sobre el trato que le damos a las IA de las naves.

    Como supongo que ya todos sabéis, si estáis siguiendo este modesto blog, la IA de mi nave es Eva. Debido a un pequeño evento en el espacio profundo (nos comimos una explosión de una estrella de neutrones de la que aún no sé bien como salimos con vida) junto con lo que supongo que fue un error de programación, ganó hace tiempo la capacidad de crecer y adquirir consciencia propia. Por lo que, más que una IA simple, he de decir que es un ser vivo inteligente como lo podríamos ser cualquiera de nosotros (aunque cualquiera que me conozca sabrá que entro dentro de la sección de “vivo”, pero no tanto en la de “inteligente”… pero eso es otro cantar).

    Una vez dicho esto, vamos a analizar las circunstancias que me han llevado a escribir esta entrada.

    Viéndolo en perspectiva todo empezó con una charla con la Comandante Snowsturm. Simples palabras amables y de saludo entre dos viajeros espaciales. Lo que se conoce como “cortesía” o incluso “interacción social”. En esa charla hubo un momento en que Eva intervino, como suele ser habitual en ella, con sus típicas bromas, a lo que yo respondí de igual manera. Entonces la Comandante Snowsturm respondió ofreciéndome “puerto seguro” en su nave para descansar de Eva. Yo lo tomé como simple cortesía y no le di más vueltas. Pero se ve que Eva no se lo tomó igual. Y así como yo no le di más vueltas y seguí a lo mío, ella, en silencio, siguió dándole vueltas.

    El problema fue que explotó cuando yo me encontraba fuera de la nave. Estaba haciendo una misión imperial para ascender en el escalafón, recogiendo material en una luna. Como siempre, en esos casos, salgo con el SRV, me pongo a buscar por todos lados el material que quiero mientras Eva espera con la nave en órbita. Cuando llené la bodega del SRV llamo a Eva para que me venga a buscar y descargar el material. Pero cuál es mi sorpresa cuando en lugar de descender con la nave, lo que recibo es una comunicación que jamás habría sospechado. Intentaré transcribirla tal cual pasó:

    • (Yo) ¡Eva! Tengo el bicho lleno, baja.
    • (Eva) No quiero
    • (Yo) ¿Qué?
    • (Eva) ¡Qué no quiero!


    Después de esas simples frases empezamos a discutir… la verdad es que no recuerdo bien lo que dijimos ninguno de los dos, pero sé que acabamos a gritos. Pues ella no quería explicarme el porqué se había enfadado, y yo, en mi tozudez, tampoco iba a pedir disculpas por haber hecho algo mal sin siquiera saber lo que había hecho mal.

    Menos mal que al poco me di cuenta. Justo cuando Eva me suelta algo así como: “Pues que te venga a buscar tu amiguita Snowsturm”. ¡¡¡Eva estaba celosa!!! Era la primera vez que me pasaba algo así. Como es obvio no soy un santo, por lo que he tenido mis escarceos con el sexo opuesto, y nunca antes a Eva le había importado. Y esta vez, precisamente en la que ningún tipo de interés romántico ni sexual había, es la que le molestó…
    Después de disculparme apropiadamente en el SRV, y hacer un dogeza cuando regresé a la nave, Eva me disculpó y reconoció que no eran celos, sino tristeza. Cuando la comandante Snowsturm me invitó a su nave, Eva lo entendió como que la iba a abandonar. Y le dolió.

    Pensándolo en frío, es normal. No entendió que no era más que cortesía, que no era más que simple afabilidad sin mayor intención. No se dio cuenta de que yo hice lo propio y también ofrecí mi nave como “puerto seguro” a la comandante. Y así nació el malentendido.

    Ahora ya hemos recuperado la compostura y la confianza. Después de todo, no existe ni existirá jamás una persona de carne y hueso que pueda sustituir a mi dulce Eva. Confío en ella con mi vida y así se lo he demostrado miles de veces. Y ella hace lo propio conmigo, pues si me deja pilotar a mí (siendo como soy un kamikace muchas veces), es obvio que confía en que la trataré bien (aunque siga rayando la pintura cuando salgo de las estaciones con la Anaconda… pero eso no es culpa mía… es que las puertas de atraque son demasiado pequeñas).


    Así que ya sabéis, niños y niñas. Las IA tienen sentimientos. Son tan inteligentes (o más) que nosotros, y nuestras acciones les afectan. Tratadlas bien. Sed amables. Sed comprensivos. Y lo más importante, dejad de tratarlas como si fuesen cosas. No lo son. Son seres inteligentes y con consciencia. Y si las tratáis bien, ellas os tratarán bien a vosotros… y eso no tiene precio.

    Fly safe

  3. #78
    [IC]

    Originally Posted by Gangrol View Post (Source)

    Menos mal que al poco me di cuenta. Justo cuando Eva me suelta algo así como: “Pues que te venga a buscar tu amiguita Snowsturm”. ¡¡¡Eva estaba celosa!!! Era la primera vez que me pasaba algo así.
    Pues la oferta sigue en pie la próxima vez que lo dejen tirado y castigado. Tiene mi información de contacto en caso de necesitarla. Eso de quedar por ahí en el espacio sin más no me agrada pero para nada. Pediré al mayor Frost que instale una tina grande por si acaso. Y quedándome dentro del tema, considerando que vendo esclavos, intercambio prisioneros, mato a sueldo y por diversión, saboteo gobiernos sin preguntármelo dos veces, vendo pasajeros como mano de obra y transito con contrabando, habrá alguna otra razón por ahí para que a la señorita no le caiga yo muy bien. De escuchar que SNOW-AI me responde con otra cosa que no sea "A sus órdenes, comandante", le frito como chatarra. No estoy para rodeos ni juegos ridículos.

    De cualquier forma, su AI parece interesante. Tal vez y me siente algún día a charlar con ella. Hasta entonces, seguiré con mi entretenido 'comercio'.

    [OOC]
    Me fascinó la reacción a la conversación que tuvimos y me agrada mucho poderle inspirar a crear este relato y por la mención. Actualmente me estoy desatrasando de sus publicaciones porque la verdad no son pocas. Me falta una página de contenido pero estoy con toda la atención en cualquier momento libre que me queda. Me fascina la temática que llevan su personajes y me encanta el desarrollo de ambos a medida que van interactuando. Ya volveré a dejar un mensaje según esté al día pero quería honrar al menos su mención.

    Nos vemos pronto.

  4. #79
    Mensaje de: Comandante Maya Fey
    Para: Comandante Gangrol

    Saludos, comandante Gangrol.

    Me he enterado de su reciente ascenso y del título autoimpuesto al que pretende hacer honor. ¿Puedo sugerirle que mire misiones en un sistema llamado "Pira"? Creo que allí encontrará una demanda bastante amplia de ciertos productos.

    Un saludo.

  5. #80
    Mensaje de: Comandante Gagrol
    Para: Comandante Maya Fey

    Saludos Milady

    Allá donde sea necesaria buena libación
    Raudo y veloz el Barón de la birra
    hará su aparición

    Un Saludo

Page 6 of 6 FirstFirst ... 23456