Cuaderno de bitácora, CMDR Niberobey

¡¡Gracias por la buena acogida!! Me agrada mucho que os guste y que lo disfruteis tanto como disfruto yo escribiendo. La idea de la supernovela mola. "Historias de Taberna Estelar". Ahi todas las historias de los comandantes juntas, estaría bien.
A mi me gusta la ciencia ficción en general, y los detalles sobre mecanismos, tecnologías y esas cosas son interesantes y le dan un punto interesante, pero me centro en la ambientación, para sentir que estás dentro de la historia. Al fin y al cabo se trata de una historia, no de un articulo científico sobre como funciona tal o cual aparato. Propongo que el robot que ha puesto Maya sea el robot oficial de limpieza de la taberna :D:p
 
Muy bueno. El ambiente, todo.

Mientras tanto dos laboriosos robotijos de limpieza, acababan de borrar los restos de sangre y seso frente a la puerta del local.
Necesitas un robot de limpieza?
estas cansando de limpiar los pisos?
ya esta aquí los últimos adelantos en tecnología para tu hogar, te prestamos al sistema Robotin X-15, el robot de aseo domestico, mas fiable, ameno y amigable con el usuario.
puedes relajarte tranquilo mientras pasas horas viendo trasmisiones de Streaming, o charlar por tus amigos en las redes sociales, y tranquilo Robotin X-15 se hará cargo del aseo de tu recinto habitacional.
Tenemos modelos en color verde, lila, amarillo, naranja y este mes de diciembre por tiempo limitado, la edición color Gold, para que tengas ese toque de elegancia en tu hogar.
Recuerda que este producto es de ELECTRODOMÉSTICOS RUCH, que es una división comercial del COMANDO ÉLITE HISPANO.
tenemos envíos gratis para la burbuja y colonia
a que esperas?, no te quedes sin el tuyo.
 
Al final te has cargado al pobre desgraciado del federal que tuvo la mala suerte de que su cruzara en su camino una escoria humana como tú. Descanse en paz, no creo que mereciera ese final.
Y veo que incluso un bruto insensible y pendenciero como tú tiene también un punto débil: le geóloga. Y si lo he visto yo, seguro que cualquiera de tus innumerables enemigos también lo descubrirá en algún momento. Lo siento por ella, que bastante tiene con aguantar a un tipo como tú como para además apechugar con tus pecados y rencillas también.
¡Buen relato! Leyéndolo casi llegas a oler el licor derramado mezclado con el miedo del pobre federata, jeje... y a ver si desarrollas lo de la geóloga, que me gustan las comedias románticas, jeje
 
Cuaderno de bitácora, CMDR Niberobey
Año 3304. Día: 31. Mes: Diciembre

Estaba sentado en la taberna de La Paqui, en Mendez Dock. Era media tarde y pretendía cogerme una buena cogorza para celebrar el cambio de año. Cuando, sin previo aviso se abrieron las puertas, todos se callaron y miraron a la puerta confundidos. Tuve una extraña sensación de Déjà vu. Resoplé, me terminé la cerveza y respiré hondo para recuperar aliento. Estaba sentado en la barra, a mi lado había un taburete libre y pude sentir como se ocupó por alguien algo más alto que yo. Pude sentir su mirada clavarse en mi:

- Un brandy laviano para mi, y otro para mi amigo.

Dijo señalándome. Su voz era dulce y femenina, pero firme y con la autoridad suficiente como para detener durante un instante al más aguerrido con una orden. Paqui esbozó una sonrisa y sirvió las copas:
- Joder amor mío, eres pija y relamida hasta cuando de haces la dura.
No hay forma de expresar lo aliviado que me sentí al oír su voz en lugar de otra.
- Te ha acojonado. Reconócelo.
- Cuando llevas en esto tanto tiempo es dific…
- He visto tus huevos subiendo por la nuca – me interrumpió -. Te has acojonado.
Rió vigorosamente mientras me sonrojaba y me giraba para mirarla. Su pelo caoba suelto, esa boquita pequeña pero de voz firme. El rostro de una mujer recia y a la vez dulce. No pude evitar besarla para darle la bienvenida que se merecía. Incluso nos pusimos de pie. Al poco ella se sentó
- Espera, así estarás más cómodo enano.
- Que te gusta hacerme rabiar.
Me guiñó un ojo mientras bebía un sorbo de su brandy. Le gustaba recordarme que era más alta que yo, era su juego. Eché mano de mi copa y brindamos:
- Por otro año con la mejor del universo.
- Por otro año con el mejor del universo.
- Vale, ya está, tanto dulce me va a dar diabetes. Otra ñoñería más y os echo a patadas – interrumpió La Paqui –
Reímos un poco, la invitamos a un trago y subimos a nuestro pequeño rincón. Nuestro apartamento privado, a celebrar el fin del año, y la entrada del siguiente. Cada año me preguntaba por qué se seguía manteniendo esa forma arcaica de medir el tiempo. Era la forma intuitiva en la vieja Tierra, lo que tardaba el planeta en dar una vuelta alrededor de Sol. Pero ahora había seres humanos por toda la burbuja, medir el tiempo de esa forma no tenía mucho sentido.
Teníamos el mismo debate cada año. Y como cada año, concluimos que la forma de medir el tiempo, era lo de menos, lo más importante, era celebrarlo.

Feliz año Comandantes
 
Last edited:
Cuaderno de bitácora, CMDR Niberobey
Año 3305. Día: Lo ignoro. Mes: Febrero

La nave escupió la cápsula de escape como quien esputa un diente ensangrentado en una pelea mirando a su rival con rabia e impotencia a partes iguales. Dentro de la cápsula, trataba de respirar despacio mientras que Mary, la piloto que tenía contratada como escolta de caza, garrapateaba con las manos en la profundidad del espacio, luchando por una bocanada de aire que no llegaba mientras trataba de agarrar su casco, a unos escasos dos palmos de su cabeza, con los ojos llenos de lágrimas congeladas y brillantes. Yo golpeaba gritando dentro mi cápsula, mientras la oía suplicarme. “No quiero morir” sollozó arrugando la barbilla antes de convulsionar y quedarse inerte. Grité y golpeé el cristal hasta que se rompió y la presión me succion, arrastrando cristales, sangre, sudor y a mi. Mi estómago dio varias vueltas, la cabeza parecía que iba a explotar, los oídos me pitaban, mis extremidades se movían, grité dando vueltas, viendo en el cadáver de Mary la visión de lo que me esperaba. La vista empezó a desenfocarse, el pitido en los oídos se hacía más fuerte.

- ¡¡¡¡Nooooooo!!!!

Me desperté sudando en la cama. Otra pesadilla. Ya hacía casi una semana y seguía sin poder dormir. El pitido era la alarma del despertador que acabó estampado contra la pared. Al lado de la marca que dejó el antiguo despertador.
No era el primer piloto de caza que moría a mis órdenes, pero Mary tenía algo. Su sonrisa grande iluminaba su tez oscura, y su voz suave pero grave hacían sus comentarios algo más jocosos de lo habitual. No era la primera piloto que empezaba como novato, y ascendía conmigo hasta morir en una batalla imposible, pero si la que más tiempo ha pasado a mis órdenes. Casi no necesitaba darle órdenes. Era un As. Mary Hawgell; D.E.P.
Había que volver al trabajo. No podía pasarme otra semana auto compadeciéndome por la número 13. Debía hacer algo productivo.
Tras revisar la tripulación disponible, me decidí por una novata que tenía experiencia con cargueros de minería. Si sabía manejar una nave grande entre asteroides y piratas, con un caza podría hacer maravillas.

- Davinia Walters. Bienvenida a bordo.
- Gracias Comandante. Gracias por la oportunidad. De verdad gra…
- Relájate, ¿quieres? No es para tanto. Eras la opción más barata. Bien, vamos a repasar las condiciones del contrato.
- Si. Joder. Es… Es mi primera oportunidad como tripulante. Estoy muy nerviosa.
- Pues toma – saqué la petaca y se la ofrecí – echa un trago.

Puso cara de asco al principio, pero sorprendida al final. Cuando el licor bajó por su garganta la ví relajada y preparada.

- Es Brandy Laviano – le dije -. Lo consigue mi mujer. Tiene sus contactos. Pero eso no es lo importante. Bien, piloto. ¿Davinia? ¿Walters?
- Davi. Mis amigos me llaman Davi. ¿Puedo llamarte Nibe?
- Niberobey. – hice una pausa para mirarla antes de seguir repasando el contrato - Bien, Walters. – la insté con la mano a echar otro trago – quiero dejar bien clara una cosa. No soy protocolario y no siempre actúo dentro de la legalidad.

La miré esperando respuesta. Tenía la boca llena del preciado líquido imperial, lo paladeó mientras sentía con la cabeza. Sus ojos grandes le deban un aspecto inocente, y su pelo rubio algo descuidado le daba al conjunto un tinte naif bastante picarón. Tras asentir vehementemente se tragó el licor. Hice aspavientos con la mano, dándole a entender que podía beber sin remilgos.

- No hay problema. Quiero decir, que estoy dispuesta a lo que sea. Bueno no a lo que sea, pero si a lo que haga falta… en sentido profesional. Claro. Pero profesional como piloto. – se calló abruptamente y echó otro trago -.
- Vaaaaale. Walters…
- Davi – incidió ella -.

Bajé la cabeza y la miré por encima de las gafas, la luz de la estación se reflejó en mi ojo biónico, deslumbrándola un poco. Clavó la mirada fascinada, al parecer nunca había visto una prótesis implantada, yo seguí mi charla:

- Walters. Saldrás cuando te lo pida, y seguirás las órdenes manteniendo tu propia seguridad. Tu prioridad es ser mi escolta y despistar mientras descargo todo el armamento en el desdichado que se nos ponga delante. Bien, llegados a este punto quiero dejar claro una cosa. He contratado a 25 pilotos, he despedido a 11. En los 8 meses que llevo contratando pilotos, 13 han muerto bajo mi mando. Eres la número 14, y mi objetivo es que no lo seas, pero hasta que te despida o te marches, asumiré que eres la 14. ¿Puedes volar bajo esas condiciones?
- Pero cobraré. ¿No?
- Si – sonreí – cobrarás un 2% de los beneficios totales, estés a bordo o no. Ese porcentaje subirá conforme te lo ganes. Yo me haré cargo de pagar multas, reparaciones, combustible, armas, etc. Tú sólo… “mantente a salvo”

Eso último lo murmuré entre dientes. Parece que me oyó porque me tendió la petaca con una sonrisa condescendiente, no sin antes darle un último trago. Le tendí el contrato para que lo firmara. Mientras derramé unas gotas al suelo “por los caidos” dije antes de darle un largo trago al Brady. Se notaba el sabor dulce, el envejecido de la madera vieja en el paladar, las trazas de botánicos. Una sinfonía de sensaciones agradables en la boca, un ardor reconfortante en el gaznate.

- Joooooder, ¡¡¡¡esta es tu nave Nibe!!!! Una corbeta!!?? Qué guay!!
- Te presento a PLAGIOCLASA – le dije orgulloso -. Mi corbeta. Me costó, no sólo un montón de créditos, si no ganarme la confianza de los federales. Pero mereció la pena. Nunca creí volar una nave tan grande hasta que la probé. Es una gozada.

Contemplé las líneas de la nave, recordando cada cicatriz, cada batalla, cada muerte, cada recompensa, cada pérdida…

- Comandante Niberobey – me entregó el contrato firmado – es un honor estar a bordo.

Se puso firme y me ofreció el contrato debidamente firmado y cumplimentado. Me hizo un saludo militar cuando lo cogí. No pude evitar sonreir mientras tiraba todos esos papeles por encima de mi cabeza. Su sonrisa iluminó cada rincón oscuro de mi alma mientras llovían los documentos.

- Dav. Estás en tu casa – señalé con la mano la rampa de entrada a la nave -. Llámame Nibe.
- ¡¡Wuuuuuuuuoooooooooo!!

Corrió alegre por toda la nave, revisando cada recoveco, familiarizándose con cada rincón. Parecía jovial y despreocupada, pero inconscientemente era una profesional meticulosa.

En apenas dos días ha ganado casi dos millones. Empiezo a pensar que el 13 es mi número de la buena suerte.
 
Niberobey, cuantos barres has destruido este mes?
La ronca vos del comandante Niberobey exclamo, ninguno, pero estoy entrenando una nueva piloto, no es un trabajo fácil, pero no quiero que se convierta en la 14 aba piloto que pierdo. Mientras señalo en dirección hacia la joven piloto sentada a su lado.
-ah te tengo la sesión de entrenamiento ideal, voy a asaltar una base pirata, y quería saber si podía contar con tu apoyo.
- dime donde y cuando y veras mi corveta luchando a tu lado,
- te adjunto las coordenadas, espero verte en 72 horas, Rick Out.
 
Cuaderno de bitácora, CMDR Niberobey
Año 3305. Día: CENSURADO. Mes: CENSURADO

Tras la llamada de Rick miré a Dav.
- ¿Qué?

Preguntó ella intrigada y confusa.

- ¿Cómo que “qué”? Vamos a hacer un montón de saltos. Hay que instalar un colector de combustible, recargar las células de escudo. Hacer reparaciones, mantenimiento, reponer algunos víveres, comprobar el estado de las armas y de los cazas. ¡Y te quedas ahí mirando diciéndome “¿Qué?”! Mueve el culo piloto.

Se levantó confusa, aturdida y nerviosa. No sabía por dónde empezar. Llamó para poner a los ingenieros a trabajar. Apenas podía articular palabra y tuvo que cortar la llamada. Luego de eso me miró con las manos temblorosas. Parecía que iba a ponerse a llorar.

- Hay mucho que hacer, pero hay tiempo. – la calmé - Yo me haré cargo de lidiar con los mecánicos y las recargas. Tu hazte cargo del mantenimiento. No saldremos hasta mañana, así que tranquila. Nos vemos en la taberna de La Paqui en un par de horas para comer algo. Soy duro contigo porque espero mucho de ti. Solo hay una forma de dar forma al acero. Con calor y presión. Venga al trabajo, que tenemos que matar piratas
- A sus órdenes comandante.

Enfrentarnos a una legión de piratas, sin mas resguardo que nuestra propia habilidad y sin protección de la seguridad del sistema. Era una misión suicida.

Tras el almuerzo terminamos de preparar la nave. Sólo faltaba un detalle. Recargar las dos petacas de licor. La mía y la que di a Dav cuando la nave estuvo preparada. Tras eso nos pusimos en marcha.
 
Sistema Suta, orbita del planeta Suta A 8, 72 horas después.

A pocos kilómetros estaba la CEH Fury siendo castigada por 4 vyper, pero a duras penas si habían atenuado el primer anillo de los escudos, gracias a su gran resistencia, una de las naves enemigas se hizo pedazos bajo una ráfaga de laser beam color verde proveniente de la Plagioclasa, quien se acercó a gran velocidad hacia otra vyper envistiéndola y dejándola sin escudos, para luego ser rematada por un caza taipan piloteado por la novata Davinia Walters.

Asentamiento Mitchell Landing, 8 horas después del asalto.
Niberobey, tomo un sorbo de brandy laviano y coloco el brazo en el hombro de su piloto Davinia Walters, - acostúmbrate, a este tipo de trabajos, tengo amigos y enemigos igual o mas locos que Rick-, y soltó una sonora Carcajada.

 


Cuaderno de bitácora, CMDR Niberobey
Año 3305. Día: Me da igual. Mes: Como si eso importara.

No se dónde estoy.
No es que esté perdido, es que no sé dónde estoy. Cuando estás en un sistema lleno de letras y números, rodeado de varios sistemas cuya nomenclatura diferenciada es el mismo conjunto de letras y números, cambiando el último número, te sientes perdido.

No quiero ser un pionero, nada tan mundano. He salido a rendirme.

Sé volver a casa, pero no se si debería volver. Para qué volver. Otro día más, otra misión más… cuando no sabes ni qué día es, tienes un problema. Cuando te da igual, el problema ya es parte de la familia. Llevo una semana fuera, viajando, saltando de sistema en sistema con una Diamond Back a la que ni me he molestado en bautizar.

Llevo ya 3 días parado, flotando en mitad de la nada, mirando al vacío. Nadie pasa. Esta quietud. Este silencio es… reconfortante. Me estaba apabullando la inmensa y solitaria necesidad de sentirme una soberana m**rda en mitad de una galaxia gargantuesca, en un universo del que no se sabe si es finito o infinito, pero que está repleto de gilipollas. Y estoy cansado ya de todo…

Pero la echo de menos, a ella y a la necesidad de joder a todo el mundo. De decir a golpe de laser “Jodeos, sigo aquí cabrones, seguid soñando”...

La petaca está dando vueltas lejos de mi, tendré que atarla o algo. Me da pereza ir a buscarla, por eso escribo el diario...

Supongo que la llamaré. Le diré que esta ¿noche? ¿Mañana?… bueno que en unas horas volveré a casa para abrazarla fuerte… No se si unas horas o un día, pero no voy a parar hasta volver a su lado. Ella siempre sabe animarme...

Es en estos momentos cuando recuerdo las veces que me he sentido derrotado, hundido, besando el suelo, saboreando la sangre mezclada con saliva. Sentir la entrañas arrugarse dentro de ti como un calcetín sudado, no diferenciar si lo que te chorrea por la cara son lagrimas o sudor.
Necesitas rendirte. Necesitas parar. Colapsar y hundirte. Sólo para volver a levantarte con fuerzas renovadas. O al menos con menos veneno dentro.

No pierdes cuando caes, pierdes cuando no te levantas.
 
Last edited:
Tengo que separar el micro de la boca jeje. Pero la edición es brutal. La prueba gráfica de que no es necesaria una voz de galán de radio
 
Cuaderno de bitácora, CMDR Niberobey
Año 3305. Día: Hoy. Mes: Cualquiera.

Hoy es el primer día del resto de tu vida.
Esa frase me ha estado acompañando toda la vida. Y cada vez que la recordaba era en un momento de cambio.
Hoy es el primer día del resto de tu vida. Vive, vive cada día como si fuera el último. Vive para acometer lo que desees. Vive, pero date prisa, porque los thargoides vienen y no dejan títere con cabeza.
Desde que volví del culo de la galaxia no he hecho más que investigar y equiparme. He tenido un par de enfrentamientos contra bichos para cerciorarme de lo que necesito y lo que no, antes de meterme de lleno en la guerra anti-xeno. Tengo una vulture casi preparada, parece un montón de chatarra oxidada por culpa de la corrosión. Es lo peor de todo, la corrosión; así que debo equiparme, pero rápido. Porque hoy es el primer día del resto de tu vida. Pueden ser días, horas o minutos. Sólo espero no sufrir un destino peor que la muerte.
Si crees que la muerte es lo peor que te puede pasar. Si piensas que no existe un destino peor que la muerte, piensa en lo que sería perder a tus seres queridos. Que ardan vivos muriendo entre horribles dolores, gritando y sollozando por una muerte rápida para dejar de sufrir. O que sientan esa viscosa pasta corrosiva devorándoles la carne, dejando huesos y vísceras al descubierto, sufriendo durante casi una hora sin alivio alguno hasta que mueren de pánico, dolor o colapso nervioso. Piensa, en lo que sería oír sus aullidos de dolor durante el resto de tu vida. En tus peores pesadillas. Revivirlo cada minuto de sobriedad mientras no puedes hacer nada salvo hundirte en una espiral depresiva a la deriva entre la rabia y la impotencia.
Ahora, vuelve a decir que no existe un destino peor que la muerte, y el karma te sacará gustoso de tu error. Ese día, será el primer día del resto de tu vida.

 
  • Informe Médico. Doctora *CENSURADO *. Entrada 220719.
    El paciente tiene signos de haber sufrido golpes y tiene hematomas leves, seguramente fruto de no haberse anclado bien a la cápsula de escape. Mejor eso a perder la vida, supongo. No parece tener rastro de quemaduras químicas ni de corrosión thargoide, pese haber sido hallado en una zona de combate thargoide. Tanto la cápsula como su nave, según el informe de seguridad, tienen señales de haber sido atacado por una nave humana. Más concretamente por un CMDR que se hallaba por la zona. Parece que empieza a recuperar la consciencia. Comandante, ¿me oye?… ¡Ehh! ¡¿Pero que hace!? No puede…
  • Aparte esa cosa. ¿Y mi ropa?
  • Le estoy examinando. Se suponía que estaba inconsciente. No puede irse hasta que termine de examinarle.
  • ¡AH! Ahí está mi petaca, ven aquí.
  • ¡No puede beber alcohol!
  • GLUP GLUP… aaaahhhh, que bien. ¿Quiere un poco? Es Drambuie, le gustará.
  • Túmbese o llamo a seguridad. Al menos déjeme terminar el examen médico.
  • Verá, en breve la llamarán. Estamos en jurisdicción imperial ¿cierto? Pues en menos de 10 minutos, estaré volando de nuevo.
  • Estamos en zona de ataque thargoide, aquí no hay jurisdicción.
  • Doctora, la hemos oído gritar, ¿ocurre algo?
BIIIIIP BIIIIIP

  • Al habla la Doctora CENSURADO. Entiendo. Si pero… claro que lo comprendo pero… no, esto no funcio… Esto no puede ser en serio. No debería po… Está bien. Agentes, déjenlo ir.
  • ¿Lo vé?
  • Al menos sé que está de nuestro lado.
  • ¿De qué lado me habla?
  • De parte de los humanos. Estaba peleando contra los thargoides.
  • Ohh, eso ya se acabó. GLUUP. Con una vez que me j*dan es suficiente. Va uno con su buena fé a defender a la humanidad y se encuentra con la humanidad dándole por el cul* a la mínima oportunidad. GLUUUUUP Que os den, nos merecemos la extinción.
  • ¿Y que hará cuando lleguen a la puerta de su casa? ¿Huir?
  • Si. A tiro limpio. Ya lo he hecho otras veces. Y cuando pase, será mi guerra. Mientras tanto, disfrute lo que pueda doctora. Y busque un plan de escape.
  • La humanidad le necesita. Necesita toda la ayuda posible.
  • Ha examinado mi cuerpo. No ha tenido acceso a mi mente, pero puede hacerse a una idea del stress psicológico de mis cicatrices. Todas y cada una de ellas son producto de la humanidad. Admito que en los últimos años me las he ganado, pero las primeras… no hice nada para merecerlas. Así que me dije, “si me vais a j*der, al menos lo haréis con un motivo”. Créame doctora, la humanidad se merece todo lo malo que le pase. Mientras tanto, disfrute sin pensar demasiado. Será más feliz.
  • Hijo de…
  • ¿Quién le ha llamado doctora? ¿La federación de pilotos?
  • No… Su mujer.
 
Last edited:
impresionante, me alegra que siga vivo comandante, me pregunto lo mismo quien sera peor los targoides que solo luchan x expansion territorial? o los humanos que dañan por placer, siempre cada generacion llevara el gen del mal, pero tengamos la esperanza que en el futuro mejoremos esos aspectos
Quatum Rick
OUT
 
Cuaderno de bitácora, CMDR Niberobey
Año 3305. Día: No lo sé. Mes: El que toque.

Los favores hay que pagarlos. Por suerte mis benefactores no requieren un pago muy elevado; un par de portes de esclavos imperiales por allí, haz “desaparecer” a ese político, tráeme algunas drogas prohibidas, intercepta tal o cual mensaje…
Luego están las obligaciones para con los camaradas. Fue hace unas semanas. Se requería de realizar una operación encubierta. Mancharse las manos con algo más que grasa de motores. Me presenté voluntario. Al fin y al cabo, era una tarea sencilla, sólo se requería de tirar de gatillo. Y soy de gatillo fácil.
Tras algunos millones pesando sobre mi cabeza, algunas víctimas, la operación completada con éxito y tener a los caza-recompensas de varias facciones tras de mí; decidí darme un respiro. Lo que se viene llamando esperar a que se enfríe el asunto o “bajar la notoriedad”.
Esto fue hace unas semanas. Había vuelto a sacar mi querida y ajada Vulture para limpiarla; literal y metafóricamente. Una vez saldadas mis cuentas con la ley me fui al abrevadero más cercano a celebrarlo.
  • Walker!!! Que haces aquí pedazo de escoria!?
  • Esperar para tomar un trago con el Sr. Escoria
Nos dimos un abrazo golpeándonos la espalda, sólo por comprobar que era real. No nos veíamos desde el incidente con el agente federal. Me abrió paso por el antro hasta una puerta de servicio.
  • Anda, ven a la trastienda. Conozco al dueño de este sitio y tengo unas botellas de Vodka sideral que te van a gustar. Ya sabes, negocios turbios.
  • Esp…
Una vez abrió la puerta me empujó dentro donde dos pares de manos fuertes me inmovilizaron sin darme tiempo a reaccionar. Mi viejo camarada me desarmó con precisión quirurjica.
  • Eres un mam*m. Vodka sideral…
  • A ver, deja que te quite las gafas. Ya está. No te preocupes sólo quiere darte unos golpes.
Señaló con la cabeza y de las sombras asomó un… tipo corriente. No podría describirlo.
  • Tú. Mataste a mi familia. Vosotros los comandantes vais por ahí tirando de gatillo sin importar a quien hacéis daño y con pagar una multita quedáis libres. PUES NO ES JUSTO.
Me propinó un puñetazo en el estómago. Pude sentir el diafragma expulsando el aire con una aspiración grave. Dolió.
  • Joo****der. Cuanto pesas?? 90 kilos? Vaya machote, pegas duro.
Me costaba hablar pero eso no hacía más que cabrearlo más. Me machacó el abdomen con unos cuantos puñetazos más soltando improperios varios, hasta que se cansó.
  • Venga. Dame uno en la cara. Sólo uno. Si no me haces sangrar me habrá sabido a poco.
Los dos derechazos fueron torpes y furiosos. El pómulo se rajó con el primero. Con el segundo casi me desencaja la mandíbula. Pero pude recuperar aire.
  • Oye – me giré hacia Walker – cuanto os paga este.
  • Hablarás conmigo y nada más que conmigo cabr*n.
  • Pues deja que me suelten y hablaremos. Venga. Tu y yo. Con unas copas. Yo invito.
Guiñarle el ojo parece que lo cabreó más. Quiso golpearme la barriga, después de probar los huesos de mi cara, supuse que querría algo más blandito. Solté todo el aire y apreté el abdomen todo lo que pude, cuando sobrevino el golpe me ladeé un poco y arqueé la espalda. Con eso conseguí una superficie dura y redirigí parte de su propio movimiento en lesionarle la muñeca, y funcionó. Le ví quejarse y menear la mano dando vueltas. Cuando recibes tantos golpes o aprendes a encajarlos o mueres en el intento.
  • Mira no lo hice por nada personal. Son negocios. Sé que eso no te alivia, pero es así. Walker, dime lo que te paga este patán.
  • No hables. No se lo digas!!!
  • 10.000 Créditos. Lo hice porque eras tú y prometió que sólo quería zurrarte un poco.
  • Las cosas han cambiado – se le empezó a desencajar la cara – quiero que lo elimineis.
  • Eso es más caro. Y sé que no tienes pasta para tanto.
  • Te pagaré. Lo juro. Conseguiré el dinero.
Vio las armas en el cinturón de mi camarada y se lanzó a por ellas desesperado. No tardó en ser reducido. Se quedó en el suelo llorando de impotencia. Entre tanto los matones me soltaron, aquello empezaba a ser incómodo. Saqué un terminal e introduje la cantidad que les había pagado. Agarré la mano de aquel pobre padre de familia roto y le devolví lo que había pagado por zurrarme. Al fin y al cabo, me lo merecía.
  • Si quieres más bronca, estaré bebiendo con estos tres mam*nes. Y si quieres darme caza, mi vulture es la chatarra sucia del hangar llena de hierros oxidados y mal soldados. Pero si lo que quieres es justicia, despierta. Eso no existe en este mundo.
Me puse cara a cara con Walker. Cogí mi recortada sin que opusiera resistencia, mirándonos a los ojos sin pestañear y los labios apretados. Se empezaba a hincharme la cara y tuve que hacer acopio de orgullo para no encogerme por el dolor de la paliza. Pasé junto a él golpeándole con el hombro y al alcanzar la puerta me volví y sentencié:
  • A la primera invitas tú por traidor. Y si quieres furcias te las pagas tú.
Con su media sonrisa y su cara jovial se abalanzó sobre mi para que fuéramos abrazados a la barra.
  • OUCH!! Con cuidado, algún malnacido me ha dado una paliza
  • En serio!. Pues deberías tener más cuidado con a quien cabreas. Por cierto, me casé.
  • No me digas. ¿Y ya te ha cortado los huevos? ¿O está afilando las tijeras?
Nos despertamos en un calabozo donde pasamos un par de días. Habrían sido unas horas, pero nuestras mujeres son de armas tomar.
 
Last edited:
Top Bottom