FARSTAR 1 - La llegada no prevista PRÓLOGO

FARSTAR 1

Hola, es la primera vez que hago una historia basada en el Elite Dangerous y estoy bastante oxidado. Acepto críticas y sugerencias. Aun así le dedicaré el tiempo que pueda. Espero que guste :D

FARSTAR 1 - La llegada no prevista PRÓLOGO



Los motores se apagaron mientras los amarres de la estación fijaban la nave a la estación. Wan miró el reloj en el panel de estado y suspiró contrariado: otro éxito rotundo. Tenía unas cuantas horas hasta el contacto del imperio se presentase a por el cargamento de armas no letales. Se pasó la mano por el pelo mientras estudiaba sus opciones.

Decidió que lo mejor que podía hacer era darse un paseo por la estación para llenar esas horas muertas. Accionó la palanca que dió la vuelta a su asiento y se levantó desperezándose mientras se dirigía a la parte de atrás de la nave. Pasó por delante de los controles auxiliares y revisó el registro de eventos. Se mordió el labio al comprobar que sus temores no eran infundados. El propulsor de maniobra inferior derecho B1 había entrado en pérdida durante la maniobra de llegada. Esta vez los piratas le habían perseguido más allá de lo que los escudos de la FarStar podían aguantar, así que había que idear un nuevo plan de acción. Por suerte los daños eran menores y el sistema contrarrestó el fallo aumentando la potencia. Aun así convenía hacer una revisión y reparar la nave. Siguió por los pasillos hacia popa revisando el estado del cargamento.

Salvo por los contenedores del subnivel de la derecha, parecía estar todo correcto. Se acercó a la esclusa y accionó la señal de salida.

- Presión atmosférica exterior estable. Iniciando ciclo de apertura. Desplegando ascensor. - resonó la voz metálica de la IV de la nave. - disponiendo los sistemas en modo reabastecimiento, comandante. El capitán abandona la nave.

La compuerta blindada exterior se abrió y el ruido de la ciudad inundó por completo la habitación. La música se mezclaba con el ruido de las otras naves atracando o despegando en todas partes. Las luces y los proyectores hacían danzar las sombras por doquier y el ajetreo de los ingenieros que empezaban a llegar a la plataforma, terminaban la conocida postal de los que hace tiempo que no pisan tierra firme.

El ascensor le esperaba para bajar hasta el suelo metálico. Cruzó el umbral y tecleó las órdenes en el panel. La compuerta se bloqueó tras él con un ruido de succión y en la pantalla apareció el símbolo de cierre de seguridad.

El ascensor empezó a bajar rápidamente, lo que le permitió contemplar los daños en la parte trasera de su nave. Los piratas habían intentado destruir su módulo MDD para impedir que saltara.

- pensó - se están volviendo más listos.

Mientras cavilaba sobre mejorar la potencia de los escudos, La música paró y los hologramas cambiaron mostrando el símbolo de GalNET NEWS. La conocida sintonía de las noticias ahogó el normal ruido de la estación y cuando terminó, parecía que todo el mundo se había quedado en silencio expectante de lo que tenían que decir.

- Últimas noticias de nuestra galaxia! Han desaparecido 8 naves de la Federación esta semana, elevando el total a 48 en lo que llevamos de mes. El gobierno federal no ha querido dar una respuesta oficial acerca de estos extraños sucesos que vienen ocurriendo desde hace semanas con su flota. Algunos expertos apuntan a una banda de criminales muy bien organizada y las patrullas ya están en alerta.

En otro orden, ha desaparecido el convoy Imperial de Suiri Clanse. Su última ubicación conocida es el el sistema Pleiades, cerca de la zona del avistamiento de la nave no identificada hace dos meses. Nuestra emperatriz Arissa Duval, ha prometido la apertura de una investigación a fondo para esclarecer lo sucedido.

La sintonía de cierre sonó mientras el ascensor paraba con un ruido seco. Le esperaba el jefe de ingenieros con cara de pocos amigos. Wan, accionó la puerta y salió mientras sonreía abiertamente.

- No esperará que reparemos los daños en los motores en una T9 en menos de cuatro horas, ¿verdad? - le espetó el jefe de ingenieros tecleando su ordenador

Wan siguió sonriendo lo mejor que pudo y le contestó.

- La verdad es que no tengo prisa, solo que en tres horas tengo que entregar un cargamento en esta estación, espero que no sea un problema. Señor...

El jefe de ingenieros suspiró y entrecerró los ojos.

- Tosh. Mientras no sea algo explosivo o volátil no hay ningún problema. La semana pasada un mal nacido traía minas de contrabando y la compuerta cedió mientras estaban reparando el tren de aterrizaje. Por suerte, nadie salió herido, pero el muy idiota se tuvo que vender como esclavo para poder pagar los daños.

- Le aseguro que no es nada peligroso. - Contestó Wan con toda la sinceridad que pudo

El semblante de Tosh se relajó un tanto y dio unas órdenes a sus trabajadores.

- Recuerde pagar las reparaciones antes de pasar el control de seguridad. Estos drones no se pagan solos.

Wan hizo un gesto con la mano y se dirigió hacia la entrada de la estación. Iba a ser un gran día. Tras de sí, las pantallas del hangar cambiaron para mostrar:

LAKON T9 HEAVY - FARSTAR 1 - REPARACIÓN EN PROCESO
 
Last edited:
Describes muy bien.
Gracias, intento hacer lo mejor que puedo :D

CAPÍTULO 1: El contacto

Tras de sí, la compuerta se cerró con un chasquido metálico y las barras de seguridad se enroscaron hasta que la puerta del hangar quedó sellada.

El molesto zumbido del escáner biométrico retumbaba en la esclusa mientras multitud de pantallas holográficas mostraban anuncios y diversos productos como una película trillada sin fin.

Esa era la vida que había elegido. Un precio pequeño a pagar por la libertad de navegar por las estrellas. Pocas cosas valían tanto como esa sensación.

Era plenamente consciente de que las cámaras de seguridad seguían cada uno de sus movimientos atentas a cualquier acto sospechoso. Wan estaba seguro que ahora mismo estarían comprobando los registros criminales, pero tampoco le importaba, ya sabía que estaba en busca y captura en ese sistema, así que en la última parada se molestó en falsear los registros para que apareciera limpio en el sistema.

Eso les engañaría durante algún tiempo.

- Buenos días Comandante Wan, el coste presupuestado para la reparación de su nave es: 1,632,024 créditos. ¿Confirma la reparación?

La consola de mando que había en el centro de la sala se iluminó mostrando diagramas y porcentajes. ¿Tantos daños había recibido? revisó el historial programado de reparación. Válvulas de combustible, fusibles, nodos y relés de control… no cuadraba con lo que el ordenador de a bordo le indicaba pero sí, que diablos, prefería pagar más, que terminar estallando en mitad del vacío o quedarse tirado durante una emboscada.

Aceptó las reparaciones y entrecerró los ojos al ver su extracto de banco bajar otro millón y medio más.

“A este ritmo no voy a conseguir terminar la Cutter.” - pensó

- Gracias por usar nuestros sistemas de reparación comandante.- Le indicó la voz de la IV de la estación - Bienvenido a Jaques Station. Por favor, indique el motivo de su estancia en nuestra estación.


Negocios y placer - contestó distraído aun pensando en el dinero perdido.

Confirmado - contestó ahora la voz de una controladora - le doy una calurosa bienvenida comandante. Le mantendremos informado acerca del estado de su nave, disfrute de su estancia con nosotros. Corto.

El escáner paró y la sala quedó en silencio unos segundos mientras el ciclo de descontaminación terminaba. Luego con un estruendo, la puerta de salida empezó a abrirse y el ruido de la bulliciosa ciudad volvió a inundar sus oídos: Gritos de algunos pasajeros molestos, movimientos de grúas, el pequeño mercado improvisado delante de hangares, los impertérritos controladores indicando a turistas y a clientes… La estación era un lugar maravilloso.

Bajó la avenida de entrada y se dirigió al repetidor de datos más cercano. Conectó su pad y esperó a que el firmware se sincronizara con la estación. Tras unos zumbidos, la pantalla de su cabina se conectó satisfactoriamente mostrando el conocido logotipo y el tono de presentación.

“Introduzca contraseña, Esperando escáner, Se precisa confirmación de voz”

Alargó el brazo y tecleó en la pantalla el código de acceso, luego puso la mano sobre el escáner y dijo en voz alta: Comandante Wan Wiard, código de acceso Beta, Sierra, Alfa, Lima 162. Su palma de la mano fue escaneada y tras una vacilación, la pantalla mostró un acceso positivo.

- “Bienvenido de nuevo comandante. Sincronizando correo. Sincronizando datos de ala. Sincronizando extractos bancarios. Las acciones de Arcturian Enterprises han subido un 2%. Tiene 18 mensajes nuevos, 48 peticiones de misión disponibles y... - la pantalla parpadeó - un mensaje cifrado”

Empezó a ojear sin mucho ánimo en los mensajes, la mayoría de clientes agradecidos, otros no tan agradecidos pero que se le va a hacer. Desvió algunas peticiones de misión a los reclutas de la empresa y dejó las más importantes para mirarlas más tarde. No tardó en llegar hasta el mensaje cifrado.

Abrió el acceso y la pantalla volvió a parpadear. Lo que apareció en pantalla le hizo levantar una ceja. El remitente y lugar estaban bloqueados y la fecha corrupta. El mensaje se componía de una pregunta y un cuadro para incluir la respuesta.

“Hasta donde serias capaz de llegar por salvar a la humanidad”

Su mirada se volvió desapasionada, “que graciosos, otro correo basura” pensó. Resopló por la nariz en señal de desacuerdo y apretó la pantalla para cerrar el mensaje.

La pantalla parpadeó, pero no cambió. La pregunta y el cuadro de texto seguían ahí. Sorprendido, volvió a intentar cerrar el mensaje, pero nuevamente la pantalla siguió mostrando la pregunta.

Wan miró a su alrededor. ¿acaso esto era un juego? ¿algún hacker adolescente quería echar la tarde a su costa? No vió a nadie sospechoso, obviamente, así que descargó sus malas pulgas en el cuadro de respuesta, describiendo lo que podía hacer con su ordenador y su recto, dándole a enviar con gran satisfacción.

La pantalla quedó en negro unos segundos y tras un zumbido volvió al cuadro de texto, salvo que ahora donde tendría que estar la pregunta había un pequeño párrafo:

“ Me decepcionas, aunque no esperaba que fueras a aceptar tan fácilmente. Salvo que te dijera que te va la vida en ello, a todos. Esto no es un juego Wan, si consideras que no tienes lo que hay que tener buscaremos a otro que esté interesado en el dinero y la gloria.

Hasta donde serias capaz de llegar por salvar a la humanidad”


Wan bufó. “Genial” - pensó - “Esta gente puede estar loca, pero tampoco pierdo nada por ver que historia para no dormir quiere contarme”

Tecleó “hasta donde fuera necesario” y le dió a enviar. La pantalla volvió a quedar en negro y esta vez mostró una respuesta:

“Taberna Exaplast, mesa en la esquina izquierda,en veinte minutos. Ven solo”

Acto seguido, la pantalla empezó a parpadear y mensajes de error empezaron a aparecer hasta que el terminal quedó inutilizado por completo. Wan se separó sutilmente antes de que nadie se diera cuenta de lo que acaba de pasar y se dirigió extrañado hacia el lugar del encuentro.

Exaplast era una taberna que podías encontrar hasta en el asentamiento más lejano: precio módico, trato agradable y calidad aceptable, mientras no quisieras saber con detalle de dónde salía todo lo que te acabases de beber.

Mientras bajaba por el resto de la avenida se sentía extrañamente separado del resto de personas que caminaban a su alrededor. Algo no iba bien, lo presentía. Pero si acudía a seguridad podrían volar su tapadera y si decidia ignorarlo, no sabía si volverían a hackear su sistema otra vez.

Llegó sin percatarse hasta la pequeña compuerta. El cartel holográfico mostraba el logotipo de una guitarra bebiendo una jarra de líquido que burbujeaba. "Claro, los jueves son de música clásica" . Suspiró y se ajustó la chaqueta de cuero sintético antes de pulsar el botón para abrir la compuerta.

Tan pronto como cedieron los cierres le llegó el aroma a alcohol y la música clásica retumbó en su pecho. Entró por el umbral y algunas caras se giraron para mirarle mostrando poco interés. Se acercó hacia la barra dejando atrás la puerta que se cerró sola. La máquina tocadiscos mostraba en pantalla “AC/DC - Highway to Hell” mientras una chica jugueteaba con los controles buscando la siguiente canción.

Cuando alcanzó la barra el barman se acercó rápidamente con ademán de atenderle,
“Un estrella de neutrinos” pidió Wan levantando un poco la mano con la tarjeta de crédito a la vista. El barman asintió y empezó a preparar el combinado.

Con el barman ocupado, empezó a mirar disimuladamente a los presentes a ver si conseguía descubrir algo pero al poco un vaso le golpeó suavemente la mano sacándolo de su escrutinio. Haciendo un ademán con la cabeza, cogió el vaso y se dirigió hacia la mesa en cuestión, se sentó y esperó.

Cuando se cumplió el tiempo estipulado en el extraño mensaje, la compuerta exterior se abrió y entró en la sala una mujer de mediana edad. Pelo rubio corto, al estilo militar, ropa de comandante espacial y andares rectos de quién a servido en la armada. Sin vacilar se dirigió hacia él y se sentó en frente.

Wan la miró unos segundos tanteando el terreno. Suspiró. Tenía pinta de federal. Olía a federal. No valía la pena quedarse ahí, así que se levantó.

La mujer solo levantó la vista y dijo con voz suave:

- ¿Tan rápido a decidido que no le interesa?

Wan paró en seco y contestó:

- Todo lo que tenga que ver con la Federación no me interesa, solo traéis problemas.


- La Federación no tiene nada que ver en esto - contestó la mujer


- Sinceramente, me da igual


Wan empezó a moverse resuelto otra vez. La mujer solo ladeó un poco la cabeza y dijo aún más suavemente:

- ¿Y si le dijera que tiene que ver con los Thargoides?
 
+1 +1 +1... genial.
Y sí... nada mejor que la música clásica para amenizar... un poco de AC/DC es épico en cualquier tiempo y lugar ;)

Y si me permites un consejo (interesado), los próximos ¿podrías ponerlos con un tamaño de letra más grande? Que a algunos que ya tenemos cierta edad nos cuesta leer "en pequeño"... diox... que viejo me siento :p

Sigue así, que esto tiene pinta de mejorar a lo bestia ;)
 
Capítulo 2: La misión

Wan se paró en seco. Lentamente giró la cabeza hacia la mujer. Ella no le miraba directamente, parecía que se encontraba completamente despreocupada con la cabeza ladeada y jugando con la bebida.

- Claro, como no. Thargoides. Esperará que me crea semejante gilipollez - le espetó Wan

La mujer dejó la copa y giró su cuerpo hasta quedar mirando fijamente a los ojos del piloto.

- No es ninguna gilipollez comandante Aran. Es una oferta de trabajo importante y legítima. Si hace el favor de sentarse podremos discutir los detalles.

Tras unos segundos de vacilación, Wan volvió a sentarse y escudriñó intensamente a su interlocutora. Ella a su vez volvió a jugar con la bebida del piloto y tardó unos segundos en contestar distraída.

- Sabemos quién es y de lo que es capaz, realizar estos pequeños trabajos de transportista le desmerecen. Debería volver a su actividad real, todos saldríamos beneficiados.

Wan desvió la mirada y suspiró cruzando los brazos.

- Ah - continuó la mujer - por supuesto está su pequeño problema moral. Hemos revisado los datos y creemos que usted no podía saber que en aquella nave eran inocentes. Estaba catalogada como buscada y usted actuó como se esperaba.

Wan volvió a mirar directamente a los ojos a la mujer, pero su mirada era fría y llena de ira.

- Si a venido a consolarme y a darme ánimos puede irse a la , no espero que lo entienda. Digame lo que quiere de mí y lárguese, no me haga perder el tiempo.

La mujer dejó de jugar con la copa, se recostó y deslizó un pad de datos encima de la mesa. Wan alargó los brazos para alcanzarlo y empezó a mirar la pantalla con cierto interés.

- Verá - intervino la mujer - represento a un grupo de...hum - titubeó un momento - personas preocupadas por el futuro de la humanidad.

Mientras la mujer hablaba en la pantalla del pad aparecían datos de envíos, investigaciones, datos de sensores, comunicaciones… pero ninguno de ellos llevaba firma o membrete.

- Se habrá dado cuenta que las cosas en la burbuja se volvieron un tanto extrañas… - hizo una pausa dramática - desapariciones, naves atacadas, lecturas extrañas…

- ¿Está sugiriendo que los Thargoides han regresado y están atacando? - interrumpió Wan

- No estoy sugiriendo nada comandante, solo expongo datos objetivos. Nuestra misión es llegar al fondo del asunto y desenmascarar a los culpables.

Wan se quedó en silencio unos segundos y habló dejando el pad sobre la mesa.

- Por supuesto nada de esto es oficial, no hay ningún distintivo en su uniforme ni en los datos que me a entregado. Siquiera se su nombre.

- Puede llamarme Kara - contestó la mujer con una sonrisa - y si decide trabajar con nosotros seré su jefe de escuadrón. Esta oferta tiene una cuenta atrás muy corta comandante, si no va a aceptarla, váyase ahora mismo y le dejaremos en paz. Si decide aceptarla, le ofrezco cinco millones de créditos por un simple viaje a la burbuja.

Wan cambió de posición las piernas nerviosamente. Dudaba que pudiera obtener un trato más ventajoso y el dinero le iría de perlas, su vieja T9 necesitaba más que una mano de pintura. Tras unos instantes, Kara le ofreció la mano en señal de trato.

Está bien- contestó Wan alzando la mano para estrecharla -¿a donde me tengo que dirigir?

Kara sonrió de nuevo mientras se estrechaban las manos. Una pequeña alarma interrumpió su saludo. Kara revisó su ordenador de pulsera.

- Parece que su nave ya está lista. Sabía que aceptaría a tiempo - cerró la notificación y volvió a mirar a Wan - Su destino es la Oracle Station, en Pleiades. Le enviaré los datos cuando llegue a su nave. Buena suerte comandante.

Kara se levantó y Wan también por acto reflejo, pero ella le paró con el brazo.

- Espere diez minutos y luego vaya al hangar. Su contacto llegará como estaba previsto.

Wan se volvió a sentar perplejo. ¿En qué demonios se acababa de meter? dejó que la música le envolviera mientras pensaba preocupado. Las risas que resonaban en el bar le parecían lejanas, como de otro mundo. Cuando pasó el tiempo, tragó saliva y se levantó dirigiéndose al hangar.

El paseo de vuelta se le hizo extraño, se sentía completamente desligado del bullicio de la estación. Apenas prestó atención al comprador mientras cerraban el trato y empezó a preparar el sistema para la descarga de material. Mientras miraba como la manga extraia los contenedores de la bahia de su nave sus ojos repararon en que su nave había cambiado.

Un escalofrío recorrió su espalda. Habían pintado de nuevo su nave y no solo eso, en vez de parchear las juntas, había nuevas placas en el blindaje externo y reforzado los componentes externos con nuevas piezas.

Terminó la descarga como si no pasara nada por el bien del trato y tras despedirse del comprador se dirigió hacia el ascensor de entrada de la nave. Mientras subía pudo ver con detalle la calidad y cantidad de los cambios externos. Si no fuera por el nombre y el número de serie en el lateral, creería que se había equivocado de nave.

Abrió la compuerta exterior y se adentró en la nave. El CONVAS de la nave le dió la bienvenida como de costumbre y los paneles se fueron iluminando a su paso. No había rastro cables por el suelo, ni de los apaños que había tenido que realizar con el tiempo.

Al llegar al puente se fijó en que había una carta encima de la silla del piloto, contenía un papel que rezaba: “espero que le guste el regalo - K” nada más leer la carta se iluminó la pantalla principal de la nave, despertando.

- Atención, MDD actualizado, Reactor actualizado, Propulsores actualizados, Sensores actualizados, Sistemas actualizados…

Aparecían sin parar diagramas de su nave con las mejoras mientras Wan sorprendido se agarró al sillón para no caer.

- Nuevo rumbo trazado. Sistemas listos para el despegue.- CONVAS explicó

 
Last edited:
Top Bottom