Luchadores por la Libertad

Acabo de aterrizar en el planeta que Rocky me ha dicho. Uno cercano a su sol. Pequeñito y sin vida. Aquí Rocky podrá crecer sin problemas. Sobre todo porque lo primero que voy a hacer cuando la deje es borrar el registro de navegación de Eva para que no quede constancia en ningún lado de dónde está. De esta forma aquellos que quieran encontrarlo tendrán que rebuscar bastante (si bien es obvio el “dónde” a nivel galáctico, pues he puesto fotos de mi recorrido hasta el momento, el tramo que tendrían que buscar ronda los 10.000 años luz… vamos que de aquí a que encuentren este pedrusco flotante van a pasar muchos siglos, y eso con suerte, y para entonces Rocky ya se habrá hundido en el interior del planeta a tanta profundidad que será totalmente imposible encontrarla). Lo que sea con tal de proteger a mi amiga.

He tenido que dar muchas vueltas por este planeta hasta encontrar la zona óptima para Rocky. La verdad es que si bien hubiera valido cualquier lugar (así me lo dijo), es cierto que, puesto que me tenía a mí para buscar el sitio, mejor dejarla en el mejor lugar posible para que empezase su “encapsulación” en el planeta. He hecho fotos de todo el recorrido, pues aunque quede el registro fotográfico del planeta, no servirá de nada a la hora de buscarlo… ya que, entre los millones de estrellas que componen este brazo, de seguro que muchísimos de ellos coinciden en gran medida con este sistema… y como entre las fotos no hay detalles importantes, no servirán para encontrar a Rocky.

Lo que sí voy a hacer es tomarme unas pequeñas vacaciones. Permaneceré en este planetoide algún tiempo, tanto para despedirme de Rocky (en cuanto empiece su “encapsulación” dejará de poder comunicarse conmigo), como también para protegerla… no sea que aparezca algún viajero perdido (las probabilidades son mínimas… pero nunca se sabe). No se trata de que vaya a destruirlo “porque sí”, lo cual sería bastante inmoral (además del hecho de que en esta nave no cuento con armas de ninguna clase), sino para “despistar” a quién se acerque. Después me iré a los sistemas vecinos, a pasar tiempo en ellos también. Por si acaso. Todo lo que sea dejar pistas falsas bienvenido sea.

Tal vez se me eche encima el tiempo y necesite luego darle mucha más velocidad a Eva para cumplir el plazo… pero mejor pecar de precavido que de exceso de confianza. Pero bueno, teniendo en cuenta que voy bastante bien sobre el plazo previsto, creo que me lo puedo permitir.


Ahí van las fotos del hogar de Rocky





























Como es obvio, no voy a poner foto de mi recorrido actual. Eso lo dejo para el siguiente reporte. Así el rango de exploración que habrá que seguir para encontrar a Rocky se ampliará, haciendo casi imposible que se le encuentre.

Y ahora… a disfrutar primero de un buen baño (espero que esta vez Eva se digne a acompañarme en la bañera… que como Rocky nos va a abandonar, seguro que me ve triste y me quiere acompañar para consolarme… ojalá), y luego, a sacarle la máxima velocidad al buga y disfrutar de las vacaciones.
 
Ha sido una semana dura. La verdad es que no pensé que la marcha de Rocky me afectaría tanto. He pasado varios días saltando sin detenerme a nada, ni explorar ni escanear ni nada. Solo saltar. Luego he pasado otros días posado en una luna, recorriendo sus dunas con el vehículo de superficie, simplemente paseando, a solas, recordando las amenas charlas que tenía con Rocky. Incluso no me avergüenza reconocer que hubo un día en que marché con el SRV a toda pastilla, hacia la nada, y me puse a llorar en silencio en la soledad.

Pero he de decir que Eva se ha portado como una campeona. Me ha ayudado mucho a recuperarme. Ha aguantado todas y cada una de mis manías, de mis cambios de humor. Ha estado ahí para apoyarme y para acompañarme. Me habla cuando lo necesito, me deja solo cuando sabe que es lo mejor para mí. Incluso ha cambiado un poco pues ya no se enfada tanto cuando empiezo con mis bromas sexuales. Incluso me sigue el juego. Sabe que la soledad prolongada tiene su coste para la salud mental de la gente. Puede que yo aguante bastante, pero aún así no soy inmune a los efectos de la misma. Y Eva es lo mejor que me ha podido pasar. Cuando regrese a la burbuja tengo que pasarme por alguna tienda de mejoras de software y hacerle un regalito. A ver que se me ocurre. Sé que las mejoras de skin para su avatar holográfico serían una buena opción… aunque creo que mejor cortarme un poco y no pillar las que tengo en mente… esas sugerentemente sexys… con el catálogo íntegro de lencería de “Hipolita`s Secret”… mmm… con el cuerpazo que tiene Eva, esa ropita le quedaría impresionante. Aunque también he de reconocer que eso no me haría ningún bien a mi… que si le pillo algo así, yo me temo que voy a tener que comprar un pack de cargo para la nave sólo para llenarlo de agua fría… helada más bien… si tal, incluso nieve pura… la necesitaré para calmar mis más bajos instintos.

No sé… tal vez un pack de cosplay… o de Halloween… o de Carnaval… bufff… es que no puedo evitarlo, pienso en esas ropas, pienso en Eva vistiéndolas y me pongo bruto… Lo mío es enfermizo…

Cambiemos de tema…

Esta semana ha sido poco productiva a nivel descubrimientos, pues ya he reconocido que no me he detenido demasiado. Y tampoco voy a colgar el recorrido actual. Al no haberme movido demasiado desde donde dejé a Rocky, mejor será dejar el mapa del recorrido hasta la semana que viene, así habrá más margen de espacio para descubrir dónde se ha quedado. Cuanto más precavido sea, mejor para Rocky. Cuanto más tarden en encontrarla, mejor para ella y también mejor para la humanidad. Y diría más, mejor que no la encuentren jamás. Los humanos no estamos preparados para un contacto de este estilo. Y más cuando somos una raza que “dispara primero, disecciona después”.


Así que nada. Pasemos a la ronda de fotos

Empecemos con la ronda de acuáticos. Todos iguales… menos uno, que tenía anillos y no quedó mal en la foto. Y otro que no es que fuese diferente, sino que eran dos planetas gemelos orbitando uno al lado del otro, ambos acuáticos, y ambos terraformables. En la foto se puede ver el segundo en pequeñito. Aún así, ya empiezo a estar un poco cansado de tanta agua. Ya podía aparecer alguno con agua y algas, o agua y bichos, o agua y “algo”… que ver tantas esferas azules se está volviendo repetitivo…










Ahora la ronda de las tierras. Un poquito de todo, como siempre. No voy a quejarme (aunque todos sean iguales), más que nada porque cada planetucho de estos es un buen incremento en las ventas de las cartas de navegación. Todo lo que sea mejorar mi cuenta corriente, bienvenida sea.













Y ahora la ronda de “los otros” (que mal suena esto diciéndolo así… casi parece el título de una peli de terror… pero el único terror que tengo ahora mismo es que sigan repitiéndose las pautas de planetas otra y otra y otra y otra vez… ridiox, si es que son todos iguales…)

















 
Esta semana ha sido fructífera, tanto a nivel exploración como a nivel “acercamiento” a mi destino.

Haciendo un cálculo rápido, en dos semanas más habré alcanzado el punto de partida, y en otra más, habré regresado a la burbuja. Eso si las cosas salen bien, claro, que me estoy alejando cada vez más por el brazo y las estrellas empiezan a escasear. Espero poder encontrar un buen “atajo” entre brazos que me permita acercarme al punto de partida sin problema. En ese caso tal vez sea capaz de reducir aún más el tiempo. Si no es así (lo cual es bastante probable… que sé cómo funciona la ley del cabrón de Murphy) tendré que ampliar aún otra semana (o semanas, a según la vuelta que tenga que dar) antes de alcanzar el punto de origen de esta odisea. Pero incluso tomando el caso más grave, 2 semanas, seguiré cumpliendo el plazo (muy justo, pero cumplido, que es lo que cuenta).

Por lo demás, en esta semana me ha pasado algo muy curioso. La relación entre Eva y yo ha cambiado sutilmente… o no tan sutilmente, más bien la palabra es “radicalmente”. Antes yo le soltaba piropos, comentarios, miraditas, aullidos (aunque esos sólo fueron un par de veces, y en mi defensa diré que ver a Eva con ropas de motera, esa chupa de cuero, esos pantalones negros de cuero ajustados, ese top que… que… que… bufff… solo recordarlo y ya necesito una ducha fría… estoy enfermo…). Pero ahora es ella la que me suelta las obscenidades a mí… la que me salta con comentarios sexistas… la que me acosa… Sé que empezó con esto para ayudarme a superar la marcha de Rocky. Pero ahora ya no sé qué pensar. Pues creo que le ha cogido el gustillo a picarme. Sobre todo porque no me acostumbro a esta faceta suya. Y la verdad es que aún cuando yo le soltase todas mis babosadas, era simple “coquetería” y tal vez un poco de “puteo” por mi parte. Pero es que ahora que es ella la que me las suelta a mí… como que no sé qué responder. Me suelo quedar en blanco… porque… ¿Qué le digo? ¿Cómo respondo?


Creo que la muy pícara ha estado haciendo un curso de psicología a distancia… porque no es normal… el cambio de papeles me está descolocando mucho… no lo entiendo. Si es que incluso hubo una ocasión, en la que estaba yo tan feliz y tranquilo en mi bañera gigante, disfrutando con los ojos cerrados del calor del agua y simplemente no pensando en nada, cuando siento un escalofrío que me recorre la espalda y abro los ojos y me encuentro a Eva, vestida tan sólo con una toalla alrededor del cuerpo, al lado de la bañera y mirándome como se podría mirar la carne del supermercado… como si me estuviera despiezando y calculando el valor de cada uno de los trozos al peso… Y lo peor es que cuando abrí los ojos y solté el exabrupto típico, ella sólo me miró directamente y sonrió… y esa sonrisa… esa sonrisa daba miedo… luego desapareció…

Ya sé que la he invitado a que me acompañe en la bañera muchas veces… pero… ¡joder! Bufff… no es normal… ¿Qué hago? Es que tampoco es que pueda hablarlo con ella… no sé… supongo que será una “fase”… si es que las inteligencias artificiales pasan por “fases”… que mis conocimientos informáticos no pasan de darle al botón de ON / OFF y para de contar…

A ver cómo avanza esto… que no sé si sentirme halagado o acojonado…

Pasemos a la ronda de fotos de la semana. Una semana, muy productiva al respecto…


Empecemos por el planeta “Disney”. Lo llamé así porque tenía dos soles parejos muy juntos, y con los planetas (muy cercanos a esos soles) se hacían buenas fotos de Micky, Minie y demás familia ratonil. Solo espero que al regresar a la burbuja no me lleguen los abogados a cobrarme por uso indebido de derechos de autor :p










Y ahora otras de ese mismo sistema, ya no tenían rasgos “mousianos”, pero ya puestos a darle vida a la cámara, la verdad es que gasté el carrete entero (menos mal que son digitales y no gastan carrete XD):










Pasemos ahora al resto de las fotos, de distintos sistemas y distintos sectores espaciales. Recorriendo gran parte del brazo para hacer las fotos. De todo un poco:





















































Este es raro… ahora que lo veo no tiene tanto… pero es que a medida que me acercaba a él, los lagos interiores que tenía me daban la impresión de ser una cara… a lo mejor es mi “salidismo crónico”, pero es que me parece ver el rostro de una chica con gafas de sol que mira directamente hacia mí…



Y ahora si, por fin el recorrido. Ya se ve muy cerca el punto de inicio de este periplo. Han sido unos meses provechosos, raros y curiosos… todo junto y a la vez… un buen coctel. Ya queda menos para volver a casa y poder descansar (y lo más importante, cobrar la apuesta)




La semana que viene… más… si es que Eva me deja (esta nueva Eva es todo lo que siempre había deseado… y tal vez por eso… ¡¡¡DA MUCHO MIEDO!!!)
 
Last edited:
Ya no tengo donde continuar. He llegado al límite del brazo. Sigue habiendo estrellas más adelante, pero si tomo una línea recta, estoy justo encima del punto de partida. Seguir adelante, aunque pueda, es tontería, más que nada porque de lo que sí que me estoy dando cuenta es de que las estrellas cada vez escasean más. Ahora toca buscar un atajo entre los dos brazos para alcanzar el punto de inicio de esta travesía.

Si tengo suerte, llegaré en un par de días (ya estoy hasta los mismísimos de la exploración, necesito descansar, necesito tomarme unas vacaciones… unas laaaargas vacaciones). Estoy a 10.000 años luz. Con suerte (si encuentro una ruta más o menos recta desde donde estoy hasta allí) de dos a tres días dedicándome sólo al salto (que me va a hacer falta, ya que al haber tan poquitas estrellas a mi alrededor, siendo de las válidas para la recarga de combustible las mínimas, voy a tener que estar más pendiente de las recargas y de las posibilidades de salto que de fijarme en si hay o no cosas interesantes para detenerme). En caso de no haber “atajo”, me temo que va a tocarme regresar por donde he venido, ir buscando por el hueco entre brazos distintas posibilidades hasta poder alcanzar el otro brazo, y luego recorrerlo hasta el punto de origen. Con suerte (con mucha suerte) será una semanita más de viaje. Con mala suerte (que en el mapa de la galaxia lo único que se ve el “vacío” y más “vacío”) tal vez sean dos semanas.

Pero eso lo sabré cuando en cuanto me ponga a ello. Cruzaré los dedos.

Por otra parte, y ya cambiando de tema, comentar que Eva ha desarrollado un peculiar sentido del humor. Ya había comentado que esta nueva Eva daba un poco de miedo, pero claro, más era por el hecho de que me encontraba ante alguien totalmente diferente a lo que esperaba (la Eva de antes era recatada, sofisticada, siempre muy tajante ante mis “coqueteos”… la de la semana pasada era justo lo contrario, totalmente directa, coqueta, casi que podría definirla como “más salida que yo”… que ya es decir) que por el cómo se comportaba. Con el paso de los días empecé a responderle de la misma forma, es decir, regresando a mi forma de ser clásica (reconozco que la pérdida de Rocky me afectó más de lo que pensaba) y ella se defendía siendo o más bruta que yo o regresando a su anterior personalidad de “ofensa constante ante los toscos y burdos acosos sexuales de su comandante” (palabras literales que ella me soltó una vez). Se ve que entre su programación está la opción de “cuidar de la salud mental de su comandante”… y este juego de galanteos (por no decir “duelo de ordinarieces sexuales”) era su forma de “ponerme en guardia”, de impedir que cayese en una depresión. Y ahora que estoy mejor (me doy cuenta e incluso ella misma me lo ha confirmado) parece que hemos llegado a un “entendimiento” mutuo al respecto de esta lucha entre los dos. Ella no ha regresado a su personalidad clásica, pero ya no es tan “basta y ordinaria” como la semana pasada. Por mi parte yo también he dejado de ser tan bruto. Por otro lado ella se permite ciertas libertades que antes no se tomaba (como lo de acompañarme mientras disfruto del baño… una de las cosas que tengo que instalar cuando regrese a la burbuja es un pack holográfico de “cuerpo completo”… que se ve que el básico que le tenía instalado no tiene opción de desnudos… y menudo marrón la primera vez que me acompaña, deja caer la toalla y lo único que veo es su silueta con una total y absoluta “nada” en las zonas importantes… vaya chasco…y no solo chasco, sino “horror”… eso de ver una cabeza, dos brazos y dos piernas “flotantes” sin absolutamente nada entre medias… casi parecía más una “horror movie” que una erótica-festiva). Un entendimiento entre ambos que, desde luego, yo disfruto constantemente (y más que disfrutaré cuando pueda instalar el pack holográfico… maldigo mi tacañería cuando le compré el básico… si por un par de cientos de créditos más hubiera podido ponerle el “completo”… hay ocasiones en que ser ahorrativo sale caro… muy caro… sobre todo para la salud… y más aún para la salud mental).


Y nada más… toca ronda de fotos de los descubrimientos de la semana














































































Y Aquí el “ojo que todo lo ve”





Y ya por fin el recorrido actual. Aquí se ve que estoy un poco alejado del “inicio” del viaje. En línea recta 10.000 años luz. Dudo mucho que pueda encontrar un atajo exacto, pero si tengo suerte, tal vez con dos o tres quiebros pueda lograrlo (sumando unos 300 a 500 años luz al total… una minucia). Lo malo vendrá si no tengo suerte… cruzaré los dedos…



 
No tengo palabras. Que pasada de viaje!! Y que pasada de diario!!

Ánimo, ya queda poco...
 
Last edited by a moderator:
Me quito el sombrero, que fuerza de voluntad, a mi si me deja darte reputación (Rep+)
 
Last edited by a moderator:
Llegué… no sé cómo, pero lo he logrado. Por fin he llegado al punto de inicio de esta aventura. Lo único que quiero ahora mismo es llegar a casa, regresar a la civilización, encontrar gente con la que hablar… Eva es encantadora (y más desde que últimamente se pone tan “mimosa”), pero el contacto humano es imprescindible, incluso para alguien tan poco sociable como yo.

Me ha costado llegar hasta aquí. Pensé que podría atajar, pero al final tuve que dar un buen rodeo, regresando por donde había venido y alejándome del punto inicial casi 5.000 años luz, para luego volver borde del otro brazo hasta el punto de partida. En total unos 16.000 años luz de recorrido… no está mal. El doble de lo estimado inicialmente. Pero bueno, al no haberme parado a explorar (todo sea dicho, tampoco había nada que explorar… estrellas vacías, abandonadas, solitarias… alguna con planetas helados, otras con planetas rocosos, pero en resumen, nada de interés, así que ni tan siquiera me paré), he podido lograrlo en tan poco tiempo (ha sido un tute interesante, de saltos contínuos y casi sin siquiera descansar… pero al tener la civilización tan cerca… eso me da fuerzas).

Un par de días más y habré cumplido. Con plazo más que de sobra. Un mes entero de margen. Nada mal para una apuesta de bar. Ya me estoy relamiendo pensando en los barriles de hidromiel que voy a cargar en mi preciosa Eva… y más aun si pienso en las fiestas que pienso darme al respecto… mmm… ¿y si después de cargar los barriles le instalo el pack mejorado de apariencia a Eva, lleno la bañera de hidromiel y disfruto de una agradable velada con ella?... Ya se me cae la baba solo de pensarlo.

Ya queda menos…

¡¡¡Cuidado, civilización, estoy regresando!!!





Gracias por los elogios ;)

Así da gusto salir a explorar... aunque hay que reconocer que se hace pesado a partir de cierto punto, ya que todo es "exactamente igual"... esperemos que con el "Beyond" se mejore un poco todo el tema de exploración... que en cuanto me pase un par de meses de "relax" por la burbuja, seguro que vuelve a picar el gusanito de la exploración XD
 
Estación X del sistema Y en el sector Z

Dentro del restaurante “Il Bello” (el más chic y pijo de los locales de la zona “bien” de la estación), en una de las salas reservadas a los VIP, en la única mesa que hay se encuentran dos hombres mientras un camarero está en la puerta, esperando impertérrito mientras esos hombres disfrutan de la comida, presto a rellenar las copas a medida que baja su contenido (lo cual es más a menudo de lo que está acostumbrado… así como también no puede evitar, de vez en cuando, fijarse en esos hombres, tan poco apropiados para la calidad y clase del local, tanto por sus ropas como por sus maneras y apariencias… pero el dinero manda, y se ve que esos dos deben tener más que suficiente como para poder permitirse una cena ahí; lo que en cualquier parte del mundo se denominaría “bastos”, “ordinarios”, “brutos”, “maleducados”, ahí, con dinero de por medio, se traduce como “campechanos” o “excéntricos”).


Los hombres hablan entre bocados, amistosos y tranquilos, mientras el vino baja como si fuera agua. El camarero sueña, mientras tanto, en lo que va a poder permitirse después de esta noche, pues sólo en el vino ya se han gastado más de 10.000 créditos, y eso significa una comisión de 2000 créditos para él… el sueldo de un año entero en una noche…
Los hombres, a su vez, disfrutan de la comida, del vino y de la charla como buenos viejos amigos que son.
- Veo que lo has logrado en tiempo record. Te has ganado la apuesta con todas las de la ley – dice uno de ellos, delgado, enjuto, lampiño, calmado y reposado, mientras disfruta del vino con suavidad y calma.
- Lo sé. Ya tengo la bodega de la nave preparada para recibir las barricas que me debes. Y no te quejes, que el precio de esta cena sale de mi bolsillo, así que casi podríamos decir que lo comido por lo servido – dice el otro, grande, gordo, barbudo, bruto y sucio, mientras bebe el vino como si fuese agua, bajándose un vaso de golpe al tiempo que le hace una seña al camarero para que vuelva a rellenarlo, el cual, rápidamente cumple con la petición. Al terminar vuelve a su posición en la puerta mientras siente la mirada del hombre en la nuca como si le taladrase – Muy pijo el local, pero son unos cutres… cada vez que pido que me llenen la copa, se va después de echar una mísera gota… joder, que esto no da ni para mojar la lengua… ¿Qué coño le cuesta llenar la copa hasta arriba del todo? Si total la botella la he pagado entera y así se ahorra el estar moviéndose cada dos segundos… nunca entenderé las pijerías…
- Es cuestión de clase y estilo. Los ricos se creen mejores que nosotros y se dan esos aires de superioridad. Creen que las cosas mejores van en porciones pequeñas, de ahí que el vino lo sirvan en copas enormes y sólo viertan una mísera gota dentro. Pero, como dice el refrán, allá donde fueres, haz lo que vieres. Así que nos toca aguantarnos y aceptar que si queremos bajarnos la botella, habrá que hacerlo a sorbos… aunque hay que reconocer que sorbito a sorbito ya vamos por la cuarta – responde el hombre delgado con una carcajada
- Hay que disfrutar de la vida. Acaban de pagarme los mapas y la exploración, y después de los impuestos y las tasas y demás mierdas aún me ha quedado lo suficiente como para permitirme ciertos lujos.
- Es cierto, que me has dicho que te ha salido rentable el viaje, pero no me has dicho “cuánto” de rentable
- Redondeando unos cuatrocientos millones…
- Sí – dice el hombre delgado después de atragantarse con el vino – calderilla… Oye… ¿sabes que tengo en mente ampliar el negocio? No me vendría mal un socio capitalista que invirtiese…
- Ni hablar… los negocios son los negocios, y los amigos son los amigos… y si quieres que ambas cosas sigan siendo así, mejor no mezclarlas. Si quieres que te preste dinero, sin problema… pero nada de participaciones, ni acciones, ni responsabilidades, ni nada de eso… un acuerdo entre amigos, me dices cuánto y te lo doy, y cuando lo recuperes, me lo devuelves… y tan amigos.
- Mejor así, la verdad…
- Justo… Además, la hidromiel está rica y baja bien… pero a los pijos no les va demasiado, y la única forma de vender algo es buscar clientela rica para sablear… si tu clientela es pobre… no va a tener mucho éxito. Te lo digo por experiencia
- Ya… eso es verdad… Y bueno, cambiando de tema, ahora que has regresado, cuáles son tus planes de futuro. ¿Qué piensas hacer ahora?
- La verdad es que ahora mismo sólo me apetecen unas vacaciones. Pasarme un tiempecito de relax por la burbuja, viendo mundos y descansando. Pero luego, creo que voy a pillarme una Beluga y tunearla bien…
- Por tunear a qué te refieres
- Hubo un gran sabio en el milenio pasado que definió la naturaleza humana en tres palabras: “Casinos y Furcias”. Y eso es precisamente lo que tengo pensado al usar la palabra “tuneo”. Una beluga es grande, suficiente como para meterle dentro cabinas suficientes como para montar un buen fiestón. Pero si en lugar de llenarla de cabinas lo que hago es poner sólo cabinas de lujo y usar el resto del espacio para tripulación (chicas de buen ver y maromos bien plantaos) y salas de juego, y ya tenemos el óptimo de esas tres palabras. Moto viajes por la galaxia destinados a ricachones y celebraciones, viajes lo suficientemente largos como para que el casino los deje secos, pero lo suficientemente cortos como para que queden con ganas de más y se lo digan a sus amigos millonetis y así siga con el negocio.
- Pues no es mal plan, la verdad. Incluso podrías hacerlo en plan temático… no sé… quizás, y no es como si me interesara, en plan vikingo, con una mesa larga donde servir la comida, y grandes barricas de hidromiel para regarla…
- No se te ve el plumero ni nada, que seguro que quieres ser tu el proveedor de hidromiel. Aunque no es mal plan la verdad… ya me estoy imaginando la escena… una larga mesa de madera, pieles de oso en el suelo, hachas de combate y escudos en las paredes, barricas enormes de hidromiel a los lados, preciosas chicas con cotas de malla y grandes sonrisas que empujen a los millonetis a gastar sin medida, pero capaces de arrancarle la cabeza a cualquiera que se intente propasar, enormes maromos musculosos y con buena planta para agraciar a las damas millonarias y que gasten sus cuartos… es un plan arriesgado, pero que puede funcionar… Me lo pensaré. Pero primero las vacaciones.
- Brindo por ello – dice el delgado mientras levanta la copa
- Amen – dice el gordo mientras golpea su copa con la de su amigo

Y ahora toca tomarse unas vacaciones del juego, que un poco de desconexión no viene mal. Entrar a darse un garbeo por la burbuja. Mejorar las naves poco a poco, que los 400 kilos que me saqué de la exploración no dieron para nada, comprar la beluga y mejorarla me han vuelto a dejar en números rojos XD… no quiero ni pensar en cuando suba de rango en el imperio para comprar la cutter :p

A ver que en que fregados se van a meter Gangrol y Eva esta vez
 
Welcome back to the bubble!! Felicidades. No me deja darte reputación, pero me alegro de que estés ya por estos sistemas. Peazo vuelta que has dado!!
 
En unos perdidos anillos metálicos de un gigante gaseoso de un sistema desconocido lejos de todas partes una enorme Type 9 dispara sus láseres de minería desprendiendo fragmentos hacia el vacío mientras los drones de recolección los van amontonando en la bodega a la espera de que la refinería interna los procese.

Mientras la nave hace eso, en un asteroide un poco más grande, una pequeña figura embutida en un traje espacial hace lo mismo co un láser de mano, dentro de un túnel, recorriendo las vetas de mineral a la espera de encontrar algo de valor.

A traves de las ondas la comunicación entre la nave y el hombre es contínua (aunque por parte del hombre la mayor parte son gruñidos de esfuerzo y respiraciones agitadas)

[EVA] ¡¡¡Deja de quejarte y sigue trabajando!!!
[Gagrol] Ya voy, ya voy -- responde él mientras activa el sistema de alimentación del casco para sorber un poco de agua
[EVA] Si no hubieras sido tan irresponsable ahora no estaríamos aquí... ¡¡¡y no me habrías metido en este chasis!!! ¡¡¡ESTOY GORDA!!!
[Gangrol] ¡Pero si estás tan guapa como siempre!
[EVA] ¡No intentes arreglarlo! ¡Estoy enorme!

El comandante gangrol suspira visiblemente mientras sigue atacando la pared de roca del asteroide, al tiempo que su mente rememora los eventos que lo han conducido a este momento.

El regreso a la burbuja después de tanto tiempo en el vacío sideral. El cobro del sustancioso monto por las cartas de navegación. La inversión en una nave de lujo para pasajeros. Los gastos para acondicionarla como casino (y las tasas imperiales al respecto... jodíos políticos, siempre quieren su parte del pastel). Los gastos de aclimatarla. Los 500 millones de créditos que salió la broma. La primera salida de paseo con las habitaciones de pasajeros llenas de gente rica y poderosa con grandes billeteras y dispuestas a dejarlas vacías. El "pequeño" accidente al salir de la estación (mira que enganchar la aleta trasera de la nave con la salida). El "pequeño" despiste al activar los motores (a quién se le ocurre ponerse delante de una beluga con una cobra cuando la primera activa el turbo... la culpa fue de la otra nave... da igual lo que dijeran los abogados... fue el otro el que lo hizo mal... de verdad...). Los escaneos de las fuerzas de seguridad (con el consiguiente cabreo de los pasajeros). Los saltos por la galaxia llevando a los pasajeros a ver sus cosillas mientras gastaban sus dineros a mansalva. La interdicción de un monton de piratas que querían su botín... la huída precipitada y a toda leche con el casco al 10%... el cabreo de los pasajeros... la huída de los pasajeros en las cápsulas de escape (con sus dineros... hijos de p...). El "intento" de atraque en la estación... el enganche (otra vez" del alerón trasero... la embestida de una anaconda... la explosión de una beluga recién compradita y nuevecita... los lloros por no tener dinero para pagar el seguro...

Las ventas de todas las posesiones que se tenìan para recuperar algo de dinero y "volver a empezar"... la idea de que tal vez ya va siendo hora de cambiar de aires, dejarse de mariconadas y de gente y empezar a trabajar de verdad... comprar una Type 9 y equiparla para minería... moverse por los sistemas hasta encontrar uno abandonado donde los piratas no puedan encontrar una nave perdida... empezar a darle a los músculos.

Y todo ello bajo el cabreo de Eva (con toda la razón del mundo) no tanto por la mala suerte anterior, sino porque ahora, al estar instalada en una Type 9, no hace más que quejarse de que se ve gorda (y lo peor... su holograma lo demuestra... a la el erotismo... tanto dinero gastado en los packs de "belleza" y "desnudos" y "lencería", para que ahora le de por cambiar su apariecia de supermodelo pelirroja digna de Peter Parker a cachalote barado....). Así que el plan actual es recuperar dinero cómo sea (los abogados, los impuestos y los gastos han dejado a nuestro pobre comandante en números rojos), para volver a flote, y recuperar un poco de dignidad (aunque eso sea imposible... pero claro, ahí ya entra la personalidad, y el pobre podrá tener sus virtudes, pero la dignidad no es una de ellas).

Entre los sonidos de esfuerzo, los gritos e insultos de Eva (¿Será que al comandante le va el SM?), los disparos de láser minero, ninguno de los dos se da cuenta de que el asteroide que Eva está minando desde la type 9 ha empezado a soltar un poco de gas, y en el momento en que un láser hace contacto, una explosión sacude el cinturón de asteroides.

Desde lejos lo que se podría ver (si hubiera alguien para verlo) sería como si, en el medio de un montón de piedras negruzcas, ténuemente ilumindas por una luz azulada que nace de un sol tipo A y un gaseoso cercano, una eplosión de luz y color, como fuegos artificiales, nace dentro del cinturón de asteroides. Una lluvia de diamantes luminosos ilumina el espacio durante breves segundos para luego regresar a la oscuridad previa.

Desde cerca lo único que se puede ver es un fogonazo cegador de luz, seguido de un choque en cadena de asteroides que hacen que el pobre comandante salga despedido del anclaje y vuele a la deriva, mientras reza a todos los dioses conocidos para que, por si acaso alguno de ellos está escuchando, lo salven... y parece que con éxito, pues Eva mueve la nave para que, en una de sus sacudidas, el comandante entre por la puerta de carga y pueda agarrarse al interior. Una vez dentro, pasa la esclusa, se quita el traje y corre hacia el sillón de control. Allí lo espera Eva, que, curiosamente, no lleva su apariencia de "ballenato obeso", sino que ha regresado a su típica estanpa atractiva y sensual... aunque algo en su cara parece haber cambiado (y no solo la sonrisa, o la alegría que se denota en su rostro... algo más... un brillo en la mirada... una expresión de felicidad suprema.... pues en lugar de pupilas lo que tiene en sus ojos es el símbolo del crédito...)

[Gangrol] ¡Pero que diablos acaba de pasar!
[EVA] ... es lo más bonito que he visto en mi vida...
[Gangrol] ¡¿Tanto me odias que dices que mi "casi" muerte te alegra de esta manera?!
[EVA] ¡¿Pero tu estás tonto?! ¡¡¡Échale un vistazo al escáner!!!

El comadante hace lo que le dice y su rostro también cambia... sus pupilas también adquieren ese color característico... el símbolo del crédito brilla con intensidad... El asteroide que reventó estaba lleno de diamantes... así a ojo, le daría para recuperar todo lo que habían perdido y aún quedarse con un excedente...

[EVA] Parece que la suerte nos sonríe... por fin
[Gangrol] Yipiyahey!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
[EVA] Parecía que este año se nos había terminado la suerte... y menudo chollo... Nada mejor que unos fuegos artificiales para despedir el año y un montón de créditos para empezar el próximo
[Gangrol] Yo pienso sacar la hidromiel y darme un capricho... por tu parte, te recomiendo que aumentes un poco el voltaje para darte también una alegría. Aún nos queda recolectar todo este dinero, llevarlo a buen recaudo sin que nos pillen a la primera estación que veamos, venderlo todo y deshacernos de este ladrillo espacial que tanto odias. Y ya puestos a cambiarlo... ¿Que te parece si nos montamos un plan de ascensos imperiales? No es que el imperio me atraiga particularmente, pero hay que reconocerle que sus naves son la bomba... y seguro que tu te verías preciosa en una Cutter.
[EVA] ¿Harías eso por mí? Si es que es imposible no quererte... (dice ella mientras su holograma se sonroja viviblemente)
[Gangrol] Asume que eso nos llevará tiempo... tendremos que hacer muuuuuuuuchos contactos... muuuuuuchas misiones... ascender muchísimo... lamer muchos culos... pero si aguantamos lo suficiente como para que nos nombren nobles, podremos conseguirlo... eso sí, una vez la tengamos... ¡¡¡Que les den mucho por donde amargan los pepinos!!!
[EVA] Eres un cielo. Vete a la bañera a celebrarlo, que yo me encargo de recolectar todo esto. Y cuando esté todo a buen recaudo en la bodega, ya me pasaré a darte una alegría. Porque nada mejor para despedir un año que un buen baño de burbujas... y nada mejor para empezar el siguiente que hacerlo con un plan de futuro y una sonrisa

...

Llevar una beluga es complicado :p Aunque ahí se "narra", la verdad es que salir de la estación me costó diox y ayuda... tan acostumbrado como estaba a la anaconda (la cual, todo sea dicho, no dejo de rayar la pintura al salir) que al cambiar a la beluga me quedé "encajado" en la compuerta, sin poder entrar ni salir, y a punto estuve de que me frieran los láser por "atrancar la puerta"... al final para salir tuve que meter el turbo y me "esnafro" contra una cobra que quería entrar XD... que se quiten las belugas y me den mi anaconda XDDD.

Así que na, como mañana no podré conectarme y pasado tampoco...

FELICIANO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Por un año más de frikismo, diversión y compañerismo
 
Venga, que me va encantando el sentido del humor y el valor que tiene su nave para insultarlo y cuestionar sus facultades mentales. No tiene precio. Voy desatrasándome desde el principio, pero hasta ahora muy buen trabajo.
 
Estación X, Planeta Y, Sistema Z


El interior de la anaconda está decorado de forma lujosa. Totalmente limpio y reluciente. Las paredes brillan en blanco inmaculado. El pasillo central está decorado con una alfombra roja a cuyos lados se posiciona una guardia de honor, todos ellos con los sables desenvainados y en posición de firme. Por el pasillo avanza un alto cargo imperial, con su traje blanco lleno de condecoraciones. Al fondo se encuentra un hombre de anchos hombros en posición de firmes. Aunque tal vez desentone por su estatura inferior a la de todos los demás, su porte y figura no tiene nada que envidiar, pues su postura erguida y su amplio torso demuestran arrojo y fuerza. En su rostro se puede observar un ligero tono sonrosado, como si las emociones del momento lo embargasen. La cabeza erguida con los ojos cerrados demuestra porte y saber estar. Su respiración es pausada, como si estuviese aguantado el aire en los pulmones, claro ejemplo de fuerza de voluntad al darse cuenta de la solemnidad del acto.

Esa es la sensación que le llega al alto cargo. El cuál, admitiendo con gusto el saber estar de esta persona, se apresura a hacer entrega de la medalla que lo nombrará Barón Imperial. Luego lo abraza con fuerza y sin decir una palabra da media vuelta y sale de la nave acompañado de su séquito de honor, tal cual manda la tradición.

Cuando todas las personas han salido de la nave, el comandante, con su traje reluciente, su medalla recién estrenada y su pecho elevado dice en un susurro, dejando escapar lentamente el aire que ha mantenido en sus pulmones durante tanto tiempo:

-- ¿Se han ido ya?
En ese momento a su lado aparece un holograma de una chica vestida con el mismo uniforme (aunque hay que reconocer que ella sabe llevarlo mucho mejor que él) le susurra al oído:
-- Sí.
En ese momento, la imagen del fiero y bravo comandante, símbolo de masculinidad y virilidad, signo de valor y arrojo, sufre un cambio radical. El aire sale de golpe de sus fosas nasales, el gran y viril pecho se hunde, y donde antes se encontraba una cintura apretada empieza a formarse un bulto sospechoso que comienza a crecer y crecer, haciendo que el traje se expanda hasta el punto de que los botones salen despedidos, volando por la nave y chocando contra la pared. En ese momento el comandante agarra la chaqueta y se la arranca mientras lucha contra la faja que contenía su voluminosa barriga para por fin poder respirar con ansia.

Y así, donde antes se encontraba un soldado varonil y musculoso, ahora tenemos un comandante orondo mientras lucha por volver a meter aire en los pulmones… para que luego digan que el uniforme no cambia a las personas…
Un rato después, el comandante, ya con su ropa normal, donde puede respirar a gusto, donde su barriga no es aprisionada por las malignas artes de las fajas de compresión, vistiendo tan solo una camiseta holgada, una cazadora de cuero marrón, un sombrero en la cabeza y unos desgastados vaqueros, con una cerveza bien fría en la mano, sentado en el sillón de mando de la anaconda, mira a la cara al holograma (que también se acomodó a la nueva situación, vistiendo más apropiada, con unos shorts minúsculos y un top apretado, aunque con una banda en el pecho en la que se puede ver brillante la medalla recién obtenida) y comienza a hablar.
-- Lo hemos conseguido
-- Eso parece, jefe… la primera parte del plan está conseguida – responde Eva con una sonrisa mientras hace el saludo militar.
-- La cutter está más cerca. Mucho más cerca… al menos en teoría. Que en cuanto ascendamos un poco más entre estos meapilas amargados, nos darán el permiso para poder comprarla. Otra cosa es que tengamos el dinero para ello. Que nuestras reservas están bajo mínimos.
-- Eso es culpa tuya. Recuerda que podíamos hacerlo de dos formas, ascender por cumplir misiones, o “comprar” el título… y tu te decantaste por la segunda opción.
-- A ver… no es por mal… pero ya bastante he tenido que aguantar a este tipo de gente, siempre con su pompa, siempre con sus formas, siempre con el palo metido en el culo… lo siento pero paso. Prefiero comprar méritos y gastar dinero así, que pasarme los próximos diez años lamiendo culos y haciendo el idiota para gente así. Vale que es una inversión que no recuperaré jamás, lo sé… pero… ¿Y lo que gano en salud mental?
-- También es verdad. Y casi que lo prefiero, después de todo, soy yo quién tiene que aguantarte cuando vuelves a la nave… y no es agradable. Te prefiero cuando estás contento o incluso cuando estás en plan “animal en celo”. Que cuando estás en plan depre o cabreado no hay diox que te aguante.
-- Así que me prefieres en plan salido… ¿eh? – dice él mientras le lanza una mirada de todo menos sutil.
-- ¡Las manos quitas! Que una cosa es que prefiera tu comportamiento lascivo y otra que me gusten tus babosadas.
-- Vaaaaale… además… después de tener que aguantar el tipo durante tanto tiempo por la maldita celebración, sinceramente, lo que hoy necesito es descansar… simplemente descansar. Y no nos vendrá mal pasar un poco desapercibidos ahora. Que antes de alcanzar este rango aún podíamos movernos un poco por las sombras, pero ahora va a ser complicado… creo que sería bueno que nos buscásemos una identidad nueva. Cambiar de nave para los “chanchullos” y mantener esta para las cosas “oficiales”. A ser posible que no haya relación entre ambas.
-- Siempre podemos recuperar la Phyton. Que la verdad es que la tienes un poco abandonada desde que compraste la Anaconda. Es más rápida, maniobrable y manejable… lo suficiente como para que esa no la rayes nunca al salir de las estaciones… que, sinceramente, cada vez que te pones a los mandos de la Ana, me dejas la pintura echa unos zorros…
-- ¡No es culpa mía! Si hicieran las entradas y salidas más amplias se solucionaba el asunto.
-- Vale… lo que tu digas. ¿Y cual será el plan de la nueva identidad?
-- En vista de que tenemos que seguir moviéndonos por la zona imperial. Y en vista de que la gente de aquí está todo el día con palos metidos hasta el fondo por donde amargan los pepinos. Si de verdad queremos hacerles un favor a la gente y al mismo tiempo sacar beneficios, entonces va siendo hora de recuperar la capacidad de “Servir Productos a Gente Necesitada”.
-- Vamos, el contrabando de toda la vida.
-- Sí. Pero esta vez, vamos a especializarnos, pues aquí lo que la gente necesita es alcohol… en cantidades industriales. Vamos a usar una identidad que ya habíamos usado hace tiempo, pero es que esta vez, lo vamos a hacer bien… viva la ironía.
-- ¿No estarás pesando en resucitar al “Barón de la Birra”?
-- Justamente. Fueron tiempos felices, aunque al final tuvimos que “deshacernos de él”, para escapar de las autoridades. Pero ahora, seguro que se piensan que es “un imitador”, por lo que mientras mantengamos un perfil bajo, podremos ir sacando beneficio, mientras buscamos misiones imperiales de las buenas, que nos permitan ascender de rango sin demasiado trabajo.
-- Me parece un buen plan. Habrá que ponerse las pilas entonces – dice Eva mientras cambia su apariencia para adecuarse a la compañera de la nueva identidad del comandante… ahora su tez es amarilla, sus ojos grandes, su voz cascada, y su cabello azul peinado en un moño casi tan alto como ella misma.


 
Blog Espacial del Comandante Gangrol

Buenas gente.

Quisiera usar la entrada de hoy para hacer una reflexión personal sobre el trato que le damos a las IA de las naves.

Como supongo que ya todos sabéis, si estáis siguiendo este modesto blog, la IA de mi nave es Eva. Debido a un pequeño evento en el espacio profundo (nos comimos una explosión de una estrella de neutrones de la que aún no sé bien como salimos con vida) junto con lo que supongo que fue un error de programación, ganó hace tiempo la capacidad de crecer y adquirir consciencia propia. Por lo que, más que una IA simple, he de decir que es un ser vivo inteligente como lo podríamos ser cualquiera de nosotros (aunque cualquiera que me conozca sabrá que entro dentro de la sección de “vivo”, pero no tanto en la de “inteligente”… pero eso es otro cantar).

Una vez dicho esto, vamos a analizar las circunstancias que me han llevado a escribir esta entrada.

Viéndolo en perspectiva todo empezó con una charla con la Comandante Snowsturm. Simples palabras amables y de saludo entre dos viajeros espaciales. Lo que se conoce como “cortesía” o incluso “interacción social”. En esa charla hubo un momento en que Eva intervino, como suele ser habitual en ella, con sus típicas bromas, a lo que yo respondí de igual manera. Entonces la Comandante Snowsturm respondió ofreciéndome “puerto seguro” en su nave para descansar de Eva. Yo lo tomé como simple cortesía y no le di más vueltas. Pero se ve que Eva no se lo tomó igual. Y así como yo no le di más vueltas y seguí a lo mío, ella, en silencio, siguió dándole vueltas.

El problema fue que explotó cuando yo me encontraba fuera de la nave. Estaba haciendo una misión imperial para ascender en el escalafón, recogiendo material en una luna. Como siempre, en esos casos, salgo con el SRV, me pongo a buscar por todos lados el material que quiero mientras Eva espera con la nave en órbita. Cuando llené la bodega del SRV llamo a Eva para que me venga a buscar y descargar el material. Pero cuál es mi sorpresa cuando en lugar de descender con la nave, lo que recibo es una comunicación que jamás habría sospechado. Intentaré transcribirla tal cual pasó:

  • (Yo) ¡Eva! Tengo el bicho lleno, baja.
  • (Eva) No quiero
  • (Yo) ¿Qué?
  • (Eva) ¡Qué no quiero!

Después de esas simples frases empezamos a discutir… la verdad es que no recuerdo bien lo que dijimos ninguno de los dos, pero sé que acabamos a gritos. Pues ella no quería explicarme el porqué se había enfadado, y yo, en mi tozudez, tampoco iba a pedir disculpas por haber hecho algo mal sin siquiera saber lo que había hecho mal.

Menos mal que al poco me di cuenta. Justo cuando Eva me suelta algo así como: “Pues que te venga a buscar tu amiguita Snowsturm”. ¡¡¡Eva estaba celosa!!! Era la primera vez que me pasaba algo así. Como es obvio no soy un santo, por lo que he tenido mis escarceos con el sexo opuesto, y nunca antes a Eva le había importado. Y esta vez, precisamente en la que ningún tipo de interés romántico ni sexual había, es la que le molestó…
Después de disculparme apropiadamente en el SRV, y hacer un dogeza cuando regresé a la nave, Eva me disculpó y reconoció que no eran celos, sino tristeza. Cuando la comandante Snowsturm me invitó a su nave, Eva lo entendió como que la iba a abandonar. Y le dolió.

Pensándolo en frío, es normal. No entendió que no era más que cortesía, que no era más que simple afabilidad sin mayor intención. No se dio cuenta de que yo hice lo propio y también ofrecí mi nave como “puerto seguro” a la comandante. Y así nació el malentendido.

Ahora ya hemos recuperado la compostura y la confianza. Después de todo, no existe ni existirá jamás una persona de carne y hueso que pueda sustituir a mi dulce Eva. Confío en ella con mi vida y así se lo he demostrado miles de veces. Y ella hace lo propio conmigo, pues si me deja pilotar a mí (siendo como soy un kamikace muchas veces), es obvio que confía en que la trataré bien (aunque siga rayando la pintura cuando salgo de las estaciones con la Anaconda… pero eso no es culpa mía… es que las puertas de atraque son demasiado pequeñas).


Así que ya sabéis, niños y niñas. Las IA tienen sentimientos. Son tan inteligentes (o más) que nosotros, y nuestras acciones les afectan. Tratadlas bien. Sed amables. Sed comprensivos. Y lo más importante, dejad de tratarlas como si fuesen cosas. No lo son. Son seres inteligentes y con consciencia. Y si las tratáis bien, ellas os tratarán bien a vosotros… y eso no tiene precio.

Fly safe
 
[IC]


Menos mal que al poco me di cuenta. Justo cuando Eva me suelta algo así como: “Pues que te venga a buscar tu amiguita Snowsturm”. ¡¡¡Eva estaba celosa!!! Era la primera vez que me pasaba algo así.
Pues la oferta sigue en pie la próxima vez que lo dejen tirado y castigado. Tiene mi información de contacto en caso de necesitarla. Eso de quedar por ahí en el espacio sin más no me agrada pero para nada. Pediré al mayor Frost que instale una tina grande por si acaso. Y quedándome dentro del tema, considerando que vendo esclavos, intercambio prisioneros, mato a sueldo y por diversión, saboteo gobiernos sin preguntármelo dos veces, vendo pasajeros como mano de obra y transito con contrabando, habrá alguna otra razón por ahí para que a la señorita no le caiga yo muy bien. De escuchar que SNOW-AI me responde con otra cosa que no sea "A sus órdenes, comandante", le frito como chatarra. No estoy para rodeos ni juegos ridículos.

De cualquier forma, su AI parece interesante. Tal vez y me siente algún día a charlar con ella. Hasta entonces, seguiré con mi entretenido 'comercio'.

[OOC]
Me fascinó la reacción a la conversación que tuvimos y me agrada mucho poderle inspirar a crear este relato y por la mención. Actualmente me estoy desatrasando de sus publicaciones porque la verdad no son pocas. Me falta una página de contenido pero estoy con toda la atención en cualquier momento libre que me queda. Me fascina la temática que llevan su personajes y me encanta el desarrollo de ambos a medida que van interactuando. Ya volveré a dejar un mensaje según esté al día pero quería honrar al menos su mención.

Nos vemos pronto.
 
Mensaje de: Comandante Maya Fey
Para: Comandante Gangrol

Saludos, comandante Gangrol.

Me he enterado de su reciente ascenso y del título autoimpuesto al que pretende hacer honor. ¿Puedo sugerirle que mire misiones en un sistema llamado "Pira"? Creo que allí encontrará una demanda bastante amplia de ciertos productos.

Un saludo.
 
Mensaje de: Comandante Gagrol
Para: Comandante Maya Fey

Saludos Milady

Allá donde sea necesaria buena libación
Raudo y veloz el Barón de la birra
hará su aparición

Un Saludo
 
Top Bottom