Surcando la galaxia: El cuaderno de bitácora del CMDR OtroLagia

De: CMDR OtroLagia
Para: CMDR Maya Fey; CMDR Gangrol
Asunto: Dudas sobre el transorte de mercancías "delicadas"

Cuerpo del mensaje:
Hola comandantes. El otro día un amigo me comentó que tenía un amigo que no se fijaba mucho en si alguien le colaba en la mercancía que transportaba alguna tonelada que otra de algo que a veces no estaba bien visto por las autoridades locales. Este amigo de un amigo es muy despistado

Ese amigo de un amigo en especial tenía dudas sobre el tipo de acciones que solían tomar las autoridades locales si por un casual descubrían que llevabas esa mercancía digamos... no apropiada para su sistema. No sabe si tan sólo es algún tipo de sanción administrativa (alguna multa a pagar) o si quedaba marcado como criminar peligroso durante una buena temporada convirtiéndose en blanco de cualquier comandante o autoridad de gatillo fácil que pudiera toparse por ahí.

También estaría interesado este amigo de un amigo en, si es posible recibir algún tipo de recomendación aparte de tratar de llevar una nave tremendamente rápida (cosa que creo ya le tiene echado el ojo a cierta nave que en su día vendió pero que ahora que tiene una economía algo más boyante está pensando en recuperar)

Me dirijo a vosotros porque el amigo de un amigo de otro amigo me comentó que quizá vosotros supierais de alguien que quizá deslice entre su carga algo de estas mercancías "mal vistas" que pudiera asesorar al amigo de mi amigo -ejem-

Sin mas me despido a la espera de noticias vuestras (o del conocido que quizá conozcáis)

Un saludo.
 
Last edited:
De: CMDR Maya Fey
Para: Comandante OtroLagia
Asunto: Re: Transporte de mercancías "delicadas"


Saludos comandante.

Le puedes comentar a tu amigo, para que se lo comente a su amigo que, habitualmente, en el transporte de mercancías delicadas por despiste entre mercancía no delicadas, las autoridades suelen reaccionar mal económicamente cuando lo detectan y suelen poner multas cuantiosas. Una conocida de mi madre solía transportar este tipo de cosas y, para evitar las reacciones adversas de las autoridades, entraba rápido en las estaciones para no dar tiempo a los escáneres de las naves de la policía de hacer su trabajo. Esto, por supuesto, es una maniobra temeraria y que no debería realizarse nunca, menos por el lado contrario de entrada (luces rojas). He oído hablar a algunos comandantes de la posibilidad de usar el silent run al entrar en la estación con el mismo fin. Por supuesto, esto es ilícito y ninguno de los conocidos de nuestros conocidos debería usarlo nunca.

De lo que sí debes cuidarte, es de no cumplir una misión de entrega de cargamento. Las autoridades considerarán que les has robado y te pondrán en búsqueda y destrucción. La misma conocida de mi madre sufrió un percance por culpa de una cesta de mandarinas no entregada. Parece que es más una cuestión de honor de mercado que de economía esto último.


Fly safe.
 
Last edited:
De: Comandante Gangrol
Para: CMDR OtrLagia
Asunto: Re: Dudas sobre el transorte de mercancías "delicadas"


Buenas milord

Ante esta duda es menester responder con un "Nunca hay problema lo suficientemente pequeño ni precio lo suficientemente elevado". La autoridad autoritaria usa su autoritarismo para impedir el libre comercio entre gente de bien. Es un abuso. Un insulto. Un ultraje a los pobres comerciantes como su amigo, o el amigo de su amigo, o el amigo del amigo de su amigo... que lo único que desean es ganarse la vida mientras satisfacen las necesidades ajenas. Todo un orgullo para la raza humana. Luchar contra el mal. Luchar contra la opresión. Luchar contra las dictaduras dictatoriales de las autoridades autoritarias.

Y más cuando son simples "despistes"... ¿Acaso no le ha pasado a nadie nunca el llevar 100 toneladas de trigo a una pobre gente necesitada de un sistema abandonado y que en el medio de todas ellas aparezcan un par de toneladas de tabaco? O peor aún... llevar tranquilamente un cargameto de uranio y armas (esas cosas ta permitidas) y que en el medio de todo eso aparezcan despistadas unas cuantas cajas de alcohol (el invento de belcebú para atormentar a las pobres almas humanas)... Y para demostrar que en realidad lo único que quieren esos autoritarios dictadorzuelos es dinero, lo que hacen es "cobrar"... ni más ni menos. No confiscan la carga. No te disparan. No te ponen en la lista de los más buscados. No te enchironan... NO... lo que hacen es: "Pasta, Tela, Guita, Parné..." ¡¡¡Choumi de moni!!! Y en cuanto pagas, a otra cosa, mariposa.

Solución. Acercase a la estación "por su espalda" y en cuanto se esté cerca, pedir permiso de aterrizaje. Ahí no suele haber naves, por lo que no suele haber peligro de "escaner". Luego poner turbo hacia el exterior, alejarse bien de la estación, apuntar hacia la entrada y "Darle gusto al motor" hacia la puerta... Si se hace bien, no suele dar tiempo a que te escaneen (una vez dentro de la estación estás a salvo). Si se hace mal... bueno... las compuertas de entrada de la estación suelen tener "muescas" por cada piloto que ha fallado en la aproximación (o al que le ha salido alguien de frente sin saberlo... o que no ha conseguido frenar lo suficiente una vez dentro...)

Pero si se consigue... la satisfacción de poder "ayudar" a los necesitados en contra de los tiranos opresores dictatoriales que no desean que sus súbditos oprimidos puedan elegir libremente en qué gastarse los cuartos... eso no tiene precio.

Un Saludo
 
Cambios.

Esta pasada semana, tras visitar ruinas de los Guardianes un profesor me ofreció una pasta por perder media vida dando paseos en el SRV escaneándole unos obeliscos. Decliné la invitación indicándole que si tantas ganas tenía que ofrecía una pasta por ello se cogiera él la nave y se diera él los paseitos, que el sitio es muy bonito y el clima muy agradable.





Y eso, que después de esto se me ocurrió prepararme una nave para llevar algo de carga, otra con velocidad (por dar paseos y fardar no porque quisiera yo meterme a toda leche en las estaciones ocultando mercancías ilicitas) y preparar la anaconda para hacer exploración para cuando quisiera llevar vehículos terrestres o incluso cazas.

Y a eso me puse. 2 días dando paseos arriba y abajo, comprando módulos, visitando a Felicity para comprar unos propulsores tochos e ingenierizarlos, así como mejorar los motores de distorsión y aligerarle los sensores, todo ello sin olvidar retocar las fuentes para que se calentaran menos.

Al final ahí lo tenía, una T6 que podía llevar 100 Tm de carga, una Viper que corría a 600 m/s y una anaconda con su SRV y su taipan... y conforme acabé volví a coger la Grajilla... y me fuí a dormir... y estando en la cama me dije:

"Ala Lagia, ahí tienes 3 naves preparadas para... para... para cubrirse de polvo porque al final vas a acabar utilizando casi siempre esta nave, o quizá, si resulta ser apta, esa nueva que está diseñando Lakon para la Alianza: la Chieftain..."

Y recordé la época que más he disfrutado. Cuando iba con la ASPS comerciando a pequeña escala o llevando a pequeños grupos de personas aquí o allá. Y pensé que ahora con la DBX estaba disfrutando tanto como con aquella, quizá tuviera algo menos de capacidad de carga pero el salto relegaba eso a un segundo plano. Y el vuelo a baja cota era increible...

Y algo hizo click en mi cabeza. Y pensé: "Es curioso el mercado de las naves: Las hacen con tanta calidad que son una inversión segura, no se revalorizan pero tampoco pierden su valor. Es posible que todas mis naves actuales llevaran dando vueltas por la galaxia varios años. Posiblemente hasta haya algún tipo de acuerdo que haga que la cosa sea así para facilitar que las mercancías se muevan por la Galaxia... porque al final ahí es donde está la riqueza. Un crédito no se come. La riqueza está en la comida,en los materiales para construir. Si hay materiales se pueden construir cosas. Si hay comida la gente puede comer."

Y tras el click fui a los hangares de guardado de larga duración, quité todos los modulos ingenierizados y vendí los restantes y una vez tuve a la conda, la viper y la T6 con los internos de serie y los opcionales vacíos las vendí. Todas.

Ahora tengo algo más de 400 millones y una DBX con la que puedo llegar a cualquier sitio de la burbuja en un suspiro y si es un poco más allá de la burbuja en dos. Tengo unos propulsores, motores de distorsión, sensores y fuentes de alimentación ingenierizadas de varios tamaños por si algún día los necesitara en alguna nave.

Si, tengo todo eso y la libertad de ir donde quiera... y si quiero comerciar tengo dinero para comprar un carguero allí donde esté el negocio sin tener que atravesar media galaxia con él... y si quiero combatir compraré la nave de combate en donde se necesite. Para todo lo demás tengo la Grajilla que me permitirá hacer de todo un poco.

¿Y ahora? Bueno pues ayer salí a tratar de escanear unos cuantos sistemas que no pude escanear yendo a Felicity por no llevar sensores para aligerar y tras visitar unos cuantos atraco en una Coriolis para pasar la noche y veo un reportaje sobre la nueva Chieftain... y me desenamoro... la nave por la que empecé a hacer trabajos para la Alianza resulta que va a ser una nave militar con poco salto. Llevo meses trabajando para una facción que no me agrada nada. Una facción que prácticamente sólo me ofrece misiones de romper cosas o matar gente.

Bueno, tal vez va siendo hora de ver los sistemas que controla Aisling Duval. Por lo que sé de ella parece una tipa decente. Tal vez también podría visitar Colonia ¿que precio tendrá la ginebra Mega de Hutton allí?


 
Last edited:
Que es mi nave mi tesoro, que es mi dios la libertad... Bienvenido de nuevo al lado salvaje de la galaxia. Sin amos, sin facciones, sin odios... Solo el cielo y tu siguiente destino.
+ 1000
 
Last edited:
Tengo ganas de hacer algo pero no tengo claro el qué.

Pensé en en un viaje a Colonia cargado de ginebra Mega de Hutton, así que primer paso: pegarte un viaje de hora y media hasta Hutton para comprar la ginebra, volver a pintar la nave que se queda hecha unos zorros y comenzar el viaje…



Metí un destino intermedio a unos 10 000 AL, unos 200 saltos. No llevaría hechos 10 o 12 cuando me pregunté qué estaba haciendo de modo que giré la nave y acabé vendiendo la ginebra y las tazas desde el exterior de la burbuja hasta una estación agrícola en territorio de Aisling Duval.

Había oído maravillas de ella. Antiesclavista, para ser una chica del Imperio no estaba mal así que me puse a investigar sobre ella. Y lo que descubrí no me agradó. Por lo visto su política es la propaganda. Propaganda sobre lo magnífica que es.
Propaganda.

La propaganda suele consistir en aumentar las virtudes y ocultar las miserias. Tal vez haya verdad en esta chica. Tal vez. Pero yo paso de creerla.

Y cargué la nave de mercancías y partí a otra estación. Y desde ella a otra y así un rato. Y quizá mañana me vaya a visitar sistemas que aún no haya visto. Pero lo haré para mí. Quizá le venda los datos a Felicity, ella es exploradora y posiblemente les de mejor uso que unos líderes cuyo único fin es mantenerse a la cabeza de un sistema que no los necesita.
 
Last edited:
Refrán: Nunca digas de este agua no beberé ni este cura no es mi padre.

- Lagia haz el favor de poner armas a la Grajilla
- No
- Llevas 2 días metiéndote en los simuladores de combate
- Ya, pero eso ha sido porque había problemas administrativos y no podía despegar con la Grajilla
- Mentira, lo has disfrutado y mucho
- No quiero llevar armas

El intercomunicador sonó e interrumpió la charla que estaba manteniendo con mi lado más agresivo.

- Lagia, hemos visto que te has puesto a hacer prácticas de combate

Reconocí la voz. Era uno de los líderes de los que estábamos fuera de casa, uno de los líderes de La Comunidad aquí en la burbuja.

- Estoooo, Sr durante un par de días había problemas administrativos y no podía acceder a mi nave para hacer las labores que suelo hacer.

- No se justifique comandante. Es algo muy común entre aquellos que permanecen aquí en la burbuja rodeados de tanto conflicto. Los "pequeños favores" que ráramente han de hacerse apenas calman la inquietud que provoca estar rodeado de tanta rivalidad y disputa. Comandante aunque nuestra filosofía nos aleje del conflicto ha de recordar que somos guerreros.

- Sr yo...

- Aprovechamos esta inquietud y la canalizamos para favorecer a algunos de nuestros... digamos que aliados.
- Le paso unas coordenadas, verá que ya conoce a la gente de esa estación. Se encuentran lejos y es un sitio poco concurrido. Están recibiendo muchas visitas de piratas. No demuestre todo lo que somos capaces de hacer pero écheles una mano de vez en cuando, mejore nuestra relación con ellos. No es necesario que se dedique en exclusiva a ello y podrá dejar de hacerlo en el momento que quiera.

- De acuerdo Sr.

La comunicación finalizó ahí. No tenía naves de combate pero sabía que allí podría comprar algo.

Mi primera elección fué una Eagle. Ha sido buena nave, pero he dedicido cambiarla por una DBX. Ésta me permite anclajes más grandes que la Eagle y si tengo que prepararle módulos nuevos o buscar otros puedo utilizar la Grajilla como transporte. He llamado a la nueva "Grajilla guerrera".

Mi reputación ya ha subido algo. Ya no soy casi inofensivo. Espero que esto no me acarree luego más problemas.

Ahora tengo el dilema de que hacer. Ya he recibido invitación de uno de los ingenieros "belicosos". Debo elegir que tipo de modificación puede ser más provechosa. No sé cuan lejos iré por este camino pero más me vale estar preparado.
 
Last edited:
Chispas y .

Chispas, y las trazas brillantes de los proyectiles disparados por la Guerrera.

Los brillos de los escudos de los enemigos al ser alcanzados. La emoción de la caza. La impaciencia mientras el enemigo es identificado. El ansia cuando la lucha está tan lejos que no sabes si llegarás a tiempo para formar parte del fregado.

La coreografía de naves intentando apuntarse para borrarse del cielo las unas a las otras.

Debo acabar con esto antes de que se convierta en una obsesión, una droga.

Me he tirado dos días en que lo único que hacía era combatir criminales y visitar al ingeniero.

Bueno y ser hiperdictado por thargoides cuando iba o venía del ingeniero.



Dos o tres veces.


Llevo tanto tiempo entre ellos que ya no me asustan, independientemente del tipo que sean. La cosa se convierte más en una molestia, interrumpen el salto y debes volver a comenzar otra vez tras aguardar a que satisfagan su curiosidad.



Debo hacer algo distinto. He buscado una dictadura. Me he informado de que es ilegal llevar alcohol. La gente tiene que necesitar alcohol para aguantar a un tirano.

Me he desplazado hasta aquí pero no localizo a nadie que me indique a dónde ir para proporcionar material que alegre a estas gentes. Quizá deba permanecer aquí un tiempo, conocer a las distintas facciones.

Es hora de volver a la normalidad, al comercio y la exploración. Tal vez el contrabando supla las emociones que me envolvían con el combate.


 
Me ha encantado este relato. Entrecortado, como vistazos fugaces de escenas. Puedes sentir la locura del vacío haciendo mella en él.
 
Estación: una
Sistema: ¿acaso importa?

Cansado.

El viaje al centro de la galaxia me está acarreando un problema: me dejó tan cerca del rango de Élite en exploración que ahora es una idea que me obsesiona.

Las obsesiones no son buenas, menos si no quieres coger malos caminos.

Apenas si me falta un 10% para que me otorguen el título de Élite. Un 10% para librarme de esta obligación autoimpuesta.

Pero cuesta. Apenas si he conseguido subir un 10% en una semana. Estimo que subir un 1% me cuesta en torno a los 2 millones de créditos.

Podría seguir la ruta fácil. Enterarme de los planetas de los que Universal Cartographics quiere seguir teniendo información. Aquello por lo que paga bien.

No es mi estilo. Mi estilo es no querer correr… pero se hace cuesta arriba.

Podría emprender un viaje largo. Ir a Colonia seguro que me proporciona los créditos suficientes. Pero no, no quiero otro viaje largo, otro salto-salto-salto.

Tal vez sea un mal explorador. Tal vez haya perdido la esperanza de encontrar algo que me alegre, que me compense los largos ratos esperando a que el escáner de superficie me revele los secretos de un nuevo objeto. Otro. Otro igual a tantos otros que ya he visitado.

Acabaré y volveré al transporte. A los objetivos concretos. A bailar mientras poso mi nave en un remoto puesto.


 
Puesto nosequé Landing. Es un apellido común de muchas estaciones y puestos a lo largo y ancho de la galaxia, pero a menos que el sitio signifique algo para tí su nombre acaba diluyéndose como el azúcar en el café.

Cuando llevas un tiempo viajando entre distintos sistemas sucede. Al final un nombre te suena y no sabes si es por que ya has estado antes o simplemente porque lo has oído en alguna noticia, una película o simplemente un relato de bar contado por el comandante que tuvieras sentado al lado.

Hay veces que no recuerdas ni dónde comenzaste el día. Personalmente ni recuerdo la estación donde comencé mi historia como comandante cuando vine desde la Colonia hasta la burbuja. Creo que fué en Eravate.

Ya no importa. Ahora mi hogar es mi nave. Muchas veces reconoces a un comandante novato no por los emblemas del rango que presumen en sus trajes. Los reconoces cuando comiendo en alguna cantina los oyes preguntar por un buen hotel donde descansar en esa estación. Cuando ya llevas tiempo tu nave es tu hogar. Si la fortuna te ha sonreido la habrás preparado y ella se convierte en tu fuerte, en tu residencia, en tu refugio. No quieres más hoteles distintos. Uno cada noche, o día… o sea cual sea la hora en la que decides irte a descansar. No. Quieres tu cama, tu water, tu rincón. Visitas la cantina por poder dialogar con otra gente pero al final vuelves a tu refugio.

Pero no todo son sitios desconocidos. A veces encuentras lugares que se convierten en una pequeña parte de tu hogar. En ocasiones por haber permanecido mucho tiempo en ellos, otras veces porque sus gentes, su ambiente su… algo te hechizan y te hacen volver de vez en cuando.

Así pasó con el Refugio de las hermanas. Me viene a la memoria ahora porque ahí he pasado la noche. He ido a coger un equipo que tenía allí y de paso llevarles algunas provisiones. Lo tengo presente porque aunque ahora me río esta mañana he tenido un buen contratiempo allí.

Lo anoto por aquí para que la anécdota no se me pierda en el olvido.

En mi camino hacia el rango de Élite ayer decidí establecer esta estación de asteroide como destino en una ruta económica visitando sistemas en los que aún no he estado. Cargué unas toneladas de cereales y otras tantas de cervezas y emprendí el camino. Dos hiperdicciones más tarde llegué y pasé una buena noche cenando con sus gentes. Aunque no me interesen sus creencias son gente acogedora, alegre. Fué una cena agradable y una sobremesa sobresaliente en la que dimos cuenta de una botella de ginebra de Mega del cargamento que llevo a bordo.

El problema ha llegado esta mañana. El azar ha querido que la hora de salida pillara “de noche”. Otras veces he entrado y salido de ahí en zona de sombra pero esa mañana la oscuridad era total.

El primer error ha sido no encender las luces. El segundo es un error muy común entre todos los comandantes: meter boost nada más salir. Pese a que esta es una de las estaciones donde he tenido más problemas “tropezando” con las autoridades he hecho caso omiso a la experiencia y tras apuntar la nave hacia el primer punto de mi viaje he metido el turbo.

Estaba respirando tranquilo al ver que no había tenido ningún problema con ninguna nave cuando de repente y como salido por arte de magia ha aparecido frente a mi un meteorito. No he podido hacer nada para evitarlo: se ha comido todo el escudo y casi un 30% del casco.

Afortunadamente al pasarme a la salida de la estación he podido dar la vuelta y he vuelto a entrar para reparar.

La próxima vez tendré que tener más cuidado al salir de una estación de meteorito en zona de sombra.

Bueno, ya un 1% para finalizar el camino, después… bueno disfrutemos del viaje hoy y ya pensaremos que viene mañana.

 
Ya ha llegado el correo


Pero vayamos por pasos.

En previsión de que mi actividad exploradora va a decaer frente a la carrera del transporte he comprado de nuevo una python. Después de la Andorrera no creí que volviera a comprar otra pero las evidencias empujan.

Para transporte tiene una capacidad excepcional y además puede operar desde cualquier puesto sin la limitación de la anaconda que excluía todo aquel que no tuviera una bahía de tamaño grande. Por este lado no habrá puesto al que no pueda llevarle mercancías.

Por otro lado su escudo es increible. La proporción escudo/tamaño hace que sea el más eficiente. Más incluso que el de la anaconda.

A la vuelta de Sister’s Refuge fuí directamente a Beagle 2 Landing donde compré y comencé a equipar mi nueva cabalgadura. En principio la llamé Andorrera de nuevo, pero no me pareció apropiado. El nombre de Andorrera lo puse porque era una nave para ir arriba y abajo, sin un propósito. La nueva si lo va a tener: Va a ser una nave de transporte todoterreno, para llevar mucha carga a cualquier sitio. Una mula de carga. Una mula de carga además armada.

“Lucera”. Ese es el nombre de esta transportista. Es nombre de bestia de carga de los antiguos tiempos. Luego me ha parecido también un nombre apropiado por otra cosa: por la cantidad de luces que lleva. Esas mismas luces que no acababan de agradarme de mi primera python.

He decidido cambiar también el color. El blanco me recordaba a los transbordadores espaciales del siglo XX. Para una nave de carga he optado por un color más… un color que me recuerda más a los cargueros militares. Un color oscuro que me ha hechizado con la Grajilla. La Lucera es onyx. He de admitir que es un color que le sienta muy bien


He pedido que se transporte la Grajilla a Eravate. Ya veré si permaneceré mucho más tiempo por ahí pero de momento me parece el mejor sitio para tenerla.

Una vez finalizada la adquisición y de colocarle los módulos que quería he ido a ver a Felicity para mejorar el motor de distorsión, la fuente de alimentación y los potenciadores de escudo.

Pese a que su propósito será el transporte le he dejado también el escáner de superficie el cual he modificado para aumentar su alcance.

Felicity me ha comentado que andan muy liados estos días. Van a montar sucursales por toda la galaxia. Llevan tanto tiempo realizando modificaciones a las naves que ya han aprendido a tocar para que los resultados no sean tan aleatorios como hasta ahora. Por lo visto es algo común entre todos los ingenieros. Al parecer todos van a montar estas sucursales.

Luego tocó visitar a Tod, Tod Blaster. Aunque he reutilizado los multis que tenía en la Guerrera he aprovechado para mejorar levemente dos nuevos. Él me ha corroborado lo que me dijo Felicity. Tendremos que visitar estos nuevos centros, ver su metodología y comprobar cómo funcionan así las modificaciones.

Todos estos desplazamientos los he hecho siguiendo rutas económicas que me han permitido descubrir suficientes mundos como para finalizar mi camino hacia la cumbre de los exploradores. Y llegó el correo y es tremendamente agradable el abrirlo y verlo.


Ha sido un largo camino. Muchos saltos. Muchos sistemas.


Pero sé que la cosa no ha acabado aquí. El vacío llama. Lo desconocido. La cifra seguirá aumentando pero ya sin presión. Ya no hay nada que demostrar.
 
Last edited:
Estación del refugio de las hermanas, no obstante este nuevo apunte para el cuaderno comenzó en una estación de cuyo nombre no puedo hablar.

Todo empezó con una celebración con mucha cerveza y vino, no tanta como para arrastrarse hasta la cama pero si la suficiente como para haber hecho que lo más conveniente hubiera sido irse a ella en vez de pilotar una nave.

Tras varios saltos llegué a mi primer destino, una estación agrícola. No estoy seguro de si fué por pedir el permiso muy lejos o simplemente porque me lo denegaron pero la cuestión es que conforme llegaba a la hucha fuí denunciado. En ese momento comprobé que efectivamente no tenía permiso para aterrizar así que traté de girar para alejarme y volver a pedir permiso. Desconozco que fué lo que hice exáctamente pero me quedé completamente bloqueado en la entrada. Ni para delante ni para atrás. Por un momento temí que las autoridades me reventaran así que venciendo mi orgullo pedí ayuda a la estación para que me remolcaran y me sacaran de allí.

Cuando llegué a la bahía eran muchos los que se asomaban con la sonrisa en la cara por ver al piloto que se había quedado atascado. Tras dejarles bastante material (incluidas unas cuantas toneladas de determinado material exótico) empezaron a tratarme un poco más en serio.

Una de las cosas que cargué fueron unas toneladas de cerveza que provocó que alguien exclamara un "no me extraña".

Unos saltos más tarde, mientras paré a repostar en una estrella fuí asaltado por un pirata. Como había bajado el motor al mínimo me sacó de inmediato.

Mi primera reacción fué tratar de saltar así que metí thrusters y comencé a ser atacado por el pirata. No se si pulsé salto al hiperespacio o simplemente volver a supercrucero pero tras 20 o 30 sg sin encontrar hacia donde apuntar la nave para salir huyendo tuve que optar por el plan B: el ataque.

Anulé el motor de distorsión y pasé otros 10 segundos tratando de buscar al pirata hasta que recordé que debía hacerlo con el radar y no con el vector de próximo destino. Tardé otros 10 o 15 sg mientras trataba de ubicar todo con el radar, que era arriba y que era abajo, que estaba delante y que detrás.

Estaba comenzando a ubicarme cuando por fortuna el pirata apareció delante mío y comencé a disparar mientras metía retropropulsores, posiblemente la única acción lúcida que hice en esta travesía.

El pirata quedó a bastante distancia. Observé los detalles de mi rival y me pareció ver que estaba sin escudos. No tengo claro si los llevaba cuando comenzamos nuestro duelo pero opté dejar la postura defensiva y pasé a la ofensiva así que aceleré y me lancé a por el pirata.

Una nueva andanada de disparos mientras que nos cruzamos y cuando volví a girar para enfrentar al enemigo éste explotó delante mio.

La python es una nave que efectivamente tiene su fama bien ganada.

Cambié un poco de carne por plata en una base en un planeta y enfilé hacia el que era mi destino, aquí en el refugio.

El hermano John se alegró al volver a verme. Mucho más cuando vió que llevaba unas cuantas cervezas para ellos.

Hoy he estado dedicándome un poco a la minería, posiblemente me dedique a ello otros cuantos días más, pero eso ya formará parte de otro apunte para el cuaderno de bitácora.
 
Last edited:
Llegaron a mis oídos noticias de que los thargoides habían llegado a la burbuja lo cual provocó que me preocupara por mis amigos de Sisters’ Refuge. Aunque al parecer los ataques se centran en estaciones de Aegis quise comprobar que realmente estaban bien.

Y lo estaban, pero a la vuelta he descubierto que algo ha cambiado: entré en una señal no humana con nivel de riesgo 4 y en vez de encontrar un cíclope había algo que me atacó nada más llegar. Salí pitando de allí para regresar más tarde y confirmar mis sospechas de que hay algo nuevo ahí afuera, algo que es directamente agresivo.

He oído historias sobre que es posible que haya dos facciones de thargoides. Si es así esta nueva facción no me cae nada bien.

También sigo con la sospecha de que algo se esconde tras Aegis y una voz me dijo “basta”.

He oído que la Comunidad no va hacer nada fieles a su filosofía de mantenerse al margen de una humanidad que les desagrada. Desde que estoy por aquí comprendo mejor este sentimiento. Hay veces que me ha apetecido dejarlo todo y volver a casa… pero aquí sigo. He conocido gente que ha hecho que me resista a marcharme. Simplemente procuro ignorar a aquellos que perturban mi paz interior. Quizá debería escucharlos a todos, enriquecerme de sus experiencias, tratar de empatizar pero… pero soy más feliz sin saber de ellos.

Decidí hacer frente a Aegis y a esta ¿nueva? facción thargoide. Para ello he comprado una Chieftain y estoy tratando de optimizarla para el combate contra estos nuevos “Merodeadores” como los llaman. “Búsqueda de la Verdad” la he llamado… y la verdad que estoy encontrando es que no le veo sentido al combate. No creo que me lleve a ningún sitio. No creo que sirva para nada. Tras el par de escaramuzas en las que he participado he acabado con una sensación de vacío, de que lo que he hecho no ha servido para nada.

He intentado plantar una semilla. Algo que haga caer a Aegis o al menos le quite todo su poder. Si se la presiona lo suficiente lo mismo echaremos abajo sus muros y descubriremos sus secretos y al hacerlo quizá entendamos mejor un conflicto que no parece llevar a ningún sitio. Algunos comandantes están mostrando interés en ello. Con algo de suerte la semilla germinará y pueda consolidarse en algo que tenga sentido, que nos haga ir en una dirección.

Porque la humanidad únicamente pega palos de ciego. Algunos comandantes atacan a los thargoides porque sí, porque no somos nosotros, como si hasta ahora nosotros mismos no hubiéramos sido nuestros propios enemigos. Siempre. Porque tu eres X y yo Y, porque tu miras arriba y yo abajo, porque... sí... siempre.

Este “conflicto” es también un pollo sin cabeza. Sin líderes, sin saber que quiere “nuestro enemigo” y ni tan siquiera saber qué es lo que nosotros queremos. No hay un frente que atacar ni que defender. Ni tan siquiera una unidad que nos haga emprender un camino hacia algún sitio.

Así no prosperaremos. Realmente me sorprende que aún sigamos vivos.

Si. Quizá haya llegado el momento de largarse, de volver a casa... pero mientras trataremos de ver que se esconde tras los muros de Aegis.
 
Hace mucho tiempo La Comunidad se largó de la burbuja. En ella, como individuos podías encontrar gente que valía la pena, como sociedad emitía un hedor dificilmente soportable.

Un año le bastó al Comandante darse cuenta de ello.

Sus primeros días encontró gente que le hizo dudar sobre aquello que le habían explicado a lo largo de toda su vida. Gente que brillaba por sus acciones, su altruismo.

Pero luego estaban los otros. Esos que infectaban con su presencia las comunidades que los rodeaban. Dirigentes que mancillaban las organizaciones que representaban y que acababan siendo un coladero para aquellos que únicamente velaban por su interés.

Las autoridades permitían la presencia de esos otros y se convertían en cómplices de aquellos. El mismo lo había sido por no haberse alzado.

Hace un año el comandante quería visitar la burbuja. Visitar “la civilización”. Los antiguos mundos.

Ahora sabía que por más que que pasaran los años, por mucho que mejoraran la tecnología, la humanidad seguía siendo la humanidad y salvo excepciones seguía comportándose como siempre lo había hecho: de forma egoísta.

Miró a Braddock y le pasó la lista de gente a la que seguir la pista por si en el futuro había problemas tratar de ayudarlos. Tal vez con la llegada Thargoide fuera necesario hacerlo. Los exos habían demostrado ser bastante más eficaces que cualquier otra arma ideada en la burbuja contra las naves alienígenas. Pero el comandante ya compartía la idea de la Comunidad de no usarlos para salvar al conjunto sino tan sólo a aquellos elementos que merecieran la pena.

Se giró y se introdujo en la nave. Ni siquiera se molestó en buscar la ruta. Simplemente dió la orden “A casa” y el ordenador cargó toda la secuencia de sistemas que lo llevarían de vuelta a su mundo natal eludiendo aquellos sitios que pudieran despertar el interés de ojos indiscretos.

Rezó por que no hubiera motivos que lo hicieran volver a ese rincón de la Galaxia.

FIN​
 
Después de unos días de salto tras salto ver en el HUD 40 AL al sistema destino (Colonia) le proporcionó al comandante una sensación confortante.

Durante varios días había estado soñando y especulando con el dinero que podría conseguir con su cargamento.

Se puso alerta pues según le advirtió el comandante Ambit podría encontrar piratas, así que tras llegar, echó un vistazo al panel de objetos y fijó su destino en la estación Jaques. A pocos segundos luz del destino un pirata se fijó en él. Afortunadamente la anaconda, pese a no ser la nave más ágil de la galaxia era suficiente para eludir a un pirata, de modo que instantes más tarde la tripulación disfrutó de las vistas mientras el comandante embocaba la proa hacia “la hucha” y unos segundos más tarde escucharon los anclajes que sujetaban la nave a la plataforma. Orden de ir al hangar y rápidamente conectaron con el ordenador para ordenar reparaciones y abastecimiento, pero la carga… bueno el comandante quería ver la cara del operario cuando le dijera que era lo que transportaba.

El despacho del encargado comercial no era gran cosa, un cubilete pequeño y oscuro lleno de cajones extraviados de viajes anteriores. Normalmente las naves realizaban las ventas telemáticamente y no se necesitaba un sitio cómodo para unas operaciones que ya casi nadie hacía allí.

Al fondo de la sala había una mesa llena de cachibaches y una mujer de muy avanzada edad que trasteaba aburridamente sobre una tableta. Ni siquiera alzó la mirada cuando toda la tripulación se plantó delante de la mesa.

- ¿Mercancíííííaaaaa? - La voz estridente era acorde al fósil que tenían delante, una anciana con unas gafas alargadas sujetas a unas orejas que la edad había tornado enormes y un moño que no lograba estirar una piel arrugada y pálida que el comandante dudó que alguna vez hubiera visto la luz del sol.

Seguía pendiente a un solitario. Quitó un rey que descubrió un 8 que pudo quitar con un dos que tenía boca arriba dos columnas de cartas más a la derecha.

- 24 toneladas… - el comandante hizo una pausa para atraer la atención de la funcionaria que permanecía impasible en sus cartas... pero que no cayó en la trampa verbal. No importaba, al terminar la frase atraería su atención - … de brandy … laviano

La funcionaria alargó un brazo para voltear una carta y movió un manojo a otras que tenía descubiertas unas columnas a la izquierda.

- 20.731 CR por tonelaaaaaada - fué lo único que dijo la señora sin alzar siquiera la vista

- ¿¿¿Cómo??? ¡¡¡Eso son sólo unos 17000 CR más de lo que me costaron en la burbuja!!! ¿¿¿Ha escuchado Vd lo que he dicho??? ¡¡¡BRANDY LAVIANO!!!

La funcionaria permaneció impasible, metió una mano debajo de la mesa y puso una botella de brandy laviano frente al comandante. Acto seguido, y mientras seguía volteando cartas volvió a bajar una mano bajo la mesa y sacó una taza

- ¿Se lo sirvo en una taza de Hutton? - volvió a voltear unas cartas.
Si quiere una buena ganancia por algo - prosiguió mientras reiniciaba una nueva partida - la próxima vez que vuelva por aquí tráigame una botella de whisky escocés. Nadie trae whisky y estoy cansada del bourbon que destilan aquí. 10 veces su valor le daré por la primera botella, ojo, sólo por la primera, por la segunda no le pagaré más de la mitad de lo que le haya costado.

El comandante y su tripulación se miraban los unos a los otros estupefactos.

- El universo está lleno de estúpidos comandantes que piensan que se van a hacer de oro trayendo mercancías raras a Colonia - volvió a girar unas cartas - El lobby de comercio nos obliga a pagar el máximo pero no vamos a pagar una millonada por una mercancía que nos sobra. Ahora haga el favor de decirme si vende y márchese ¿no ve que hay cola? - la funcionara movió una mano indicando detrás del comandante y su tripulación donde no había nadie mientras que seguía jugando con sus cartas.

Media hora más tarde la tripulación al completo entró en un restaurante. Junto a la puerta había un cartel con las ofertas del día. Un grupo de operarios se detuvo junto a ellos y miraron también el cartel que versaba “Oferta del día: Solomillo de vaca Witchhaul al brandy laviano con hongos gigantes de Mulachi”

- ¿Otra vez solomillo al brandy? - comentó un joven
- Imagino. Acaban de decirme en la oficina que ha llegado ooooootra nave cargada de brandy... - le respondió una joven formalmente vestida
- ¡Uf! Espero que pronto llegue alguien con cigarros de Kamitra ¡únicamente me quedan para un par de días!
 
Last edited:
He leído que, en la Tierra, a finales del siglo XX y comienzos del XXI, se produjo un fenómeno llamado globalización mediante el cual el comercio creció de tal manera que se podía encontrar casi cualquier producto en la mayoría de los mercados del planeta.

Parece que ahora está ocurriendo algo parecido en la burbuja... no sé si podría llamarse universilalización ... o burbujealización... ya nada es lo que era si es tan fácil encontrar brandy laviano hasta en la lejana Colonia..
 
35 sg. Eso es lo que se tarda aproximadamente desde que se pulsa el botón del FSD hasta que llegas al sistema destino. 35 sg. 20 mientras se carga y 15 en el wich space. 35 sg. ¿Quien me mandaría ir a Beagle Point?

Y lo más triste de esto es que en Alpha Centauri, en una hora sólo te da para llegar a Hutton sin hacer absolutamente nada, pero saltando entre sistemas al menos te da como para hacer 60 saltos, 4200 AL aproximadamente en mi caso. 35 minutos sin hacer nada y 25 maniobrando sobre una estrella para apuntar al siguiente sistema.... maniobrando para volver a esperar otros 35 sg.
 
Last edited:
Top Bottom